DKV Joventut, Manresa, Akasvayu, Granada, Barcelona y Real Madrid están empatados a cuatro victorias y una derrotas en la clasificación de la Liga ACB después de cinco jornadas.

Los pinchazos el fin de semana de DKV y Akasvayu, los únicos equipos que permanecían invictos, han propiciado esta situación.

Si los gerundenses cayeron el pasado sábado (85-89) ante el Barcelona en la prórroga por culpa de la gran actuación de Lakovic, con 30 puntos, ayer, Marcelinho Huertas, cedido al Iurbentia Bilbao por los de Badalona, desquició con sus 25 puntos (58-81) a la Penya, que hasta ayer había ganado todos sus partidos por más de 20 puntos.

Sorprendente sí que está siendo el arranque de temporada de Granada y Manresa, que obtuvieron un nuevo triunfo ante Unicaja (80-69) y Fuenlabrada (73-90), respectivamente. Por otra parte, el Real Madrid, actual campeón de la competición, venció en Valladolid al Grupo Capitol (68-79).

El Cajasol ganó por fin

El Cajasol rompió el maleficio que le perseguía esta campaña con su nueva denominación y logró la primera victoria en liga (84-73) ante el Grupo Begar León del ex técnico local Gustavo Aranzana tras un encuentro igualado pese a la diferencia final de once puntos.

El TAU alivió su dituación

Los vitorianos acentuaron aún más la crisis de los insulares, que llevan cinco jornadas sin conocer la victoria, esta vez a manos del TAU que se impuso a domicilio 62-76.