Entrevista

Maialen Chourraut, a por sus Juegos más especiales en familia: "En nuestra casa se respira piragüismo, hay mucho pique"

Maialen Chourraut posa con el oro conseguido en Río 2016.
Maialen Chourraut posa con el oro conseguido en Río 2016.
E.MORENO ESQUIBEL
Maialen Chourraut posa con el oro conseguido en Río 2016.

El 27 de julio de 2024 está marcado en rojo en el calendario de Maialen Chourraut. La campeona olímpica de 41 años vivirá en París sus Juegos Olímpicos más especiales, acompañada de prácticamente toda su familia. Además de estar apoyada por su marido y entrenador, Xabi Echaniz, también competirá el hijo de este, Pau, de 22.

Después de una clasificación histórica para la familia, Maialen atiende a 20 Minutos para hablar de la que puede ser su última participación olímpica y de los entresijos de la gran cita a poco más de dos meses.

¿Cómo afronta sus quintos Juegos Olímpicos?
Con la ilusión de unos Juegos Olímpicos en París, en Europa y en familia. Mucha ilusión de poder estar de nuevo peleando y remando.

¿Pueden ser los últimos?Tengo ya 41 años (se ríe). Siempre pueden ser los últimos. No tengo decidido cuándo parar ni si seguir, pero por ahora está París y allá vamos.

Hay rumores de que el COE le elegirá como abanderada. ¿Aceptará?
No me ha llegado todavía ninguna comunicación oficial y, bueno, ya se verá. Es cierto que me toca competir al día siguiente, pero todavía no hay ninguna comunicación oficial de cuándo lo decidirá, pues ya se verá.

Realmente yo tengo más que aprender de Pau que él de mí

Entonces, ¿su estreno lo complica todo?Sí, lo complica bastante, la verdad He ido a cuatro Juegos Olímpicos y a la ceremonia de inauguración solo he ido una vez porque normalmente después me ha tocado competir a los tres días siguientes o así. Siempre he ido buscando el máximo rendimiento y para eso es muy importante descansar bien.

Normalmente de la ceremonia se vuelve muy tarde y hay que estar muchas horas de pie esperando. Mi decisión ha sido la de no acudir y quedarme a descansar. Imagínate siendo al día siguiente la competición. Está un poco complicado, la verdad.

Este año va a los JJOO en familia: su marido, Xabi Echaniz, como entrenador, su hijo Pau...Es muy especial, es exageradamente especial poder ir a unos Juegos así, ¿no? Y, bueno, ver competir a Pau será también muy muy muy emocionante para mí.

¿Qué consejo le da con su experiencia?No le doy consejos, ya sabe a por lo que va y ya sabe cómo es todo. Ya lo sabe, ya lo lleva dentro. En nuestra familia siempre compartimos mucho sobre piragüismo y ya no tengo consejos que darle. Igual me los tendrá que dar él, que tiene una frescura a la hora de competir, una garra fuerte en el agua... Realmente yo creo que tengo yo más que aprender de él que él de mí.

¿Cómo influye el piragüismo en el día a día de la familia?Pues con la rutina diaria de cada uno y con el entrenamiento y con el disfrutar, entrenando, compitiendo. Mi marido y su padre nos entrenan y os podéis imaginar... tener al jefe en la familia. Y para él, mujer e hijo, a veces hay algún roce, pero se respira piragüismo las 24 horas del día en nuestra casa.

¿Hay mucha competitividad?Sí, hay bastante competitividad. Además, yo soy bastante picona y aunque no tengo nada que hacer con Pau... ya tenemos nuestros piques. Xabi puede buscar que nos piquemos y que nos apriete a cada uno por su lado para que podamos dar lo máximo. Hay bastante pique, la verdad.

Maialen Chourraut junto a Pau Echaniz.
Maialen Chourraut junto a Pau Echaniz.
Basque Team

¿Y se queda en el agua?
Sí, se queda en el agua. Creo que la más picona soy yo, ¿eh? Pau es el que me ha salvado en ese aspecto. Pero se queda en el agua y, bueno, depende de qué cosas también se llevan a casa, pero siempre de buenas.

¿Se imaginaban este reto juntos?Es especial, realmente es muy especial, pero es como solemos hacer. Llevamos unos años que vamos en familia a los campeonatos del mundo... París 2024 es una competición más, una competición especial más, pero ya tenemos esa costumbre, la verdad.

¿Cómo se están preparando?Hemos estado preparando el selectivo, que era en el Parc Olimpic de La Seu d'Urgell, en el canal de Pau, en Francia. Hemos preparado específicamente esas pruebas, entrenado mucho en esos dos canales. Ahora ya preparamos París. Cuanto más conozcamos el canal donde tenemos que competir, mejor remaremos, más adaptados estaremos a sus aguas.

Ahora nos toca muchísimo enfocarnos en París, acudir a los máximos entrenamientos posibles a París. Y a la vez empezar la temporada internacional de competición para hacer esa apuesta a punto de competición.

Xabi Echaniz, Pau Echaniz y Maialen Chourraut celebrando su clasificación.
Xabi Echaniz, Pau Echaniz y Maialen Chourraut celebrando su clasificación.
Basque Team

¿Cómo se entrena la cabeza para una cita así?Trabajo con un psicólogo en el proyecto Teskal con Josean Arruza desde 2020. El trabajo psicológico está en el día a día. Hay que trabajar cada día para tener las herramientas, para que en los momentos de dificultad y tensión tengamos claro qué tenemos que hacer. Lo que yo hago es intentar enfocarme en el presente. Hay muchos pensamientos que me vienen a la cabeza. Lo suelo hacer, sobre todo, enfocándome en el presente porque lo que me viene a la cabeza no lo controlo mucho, pero sí controlo qué hacer con ello.

El deporte femenino va ganando terreno poco a poco, pero todavía nos queda mucho por pelear

¿También estarán acompañados por su hija Ane?Sí, irá con mi madre, mi hermana y una amiga. Estará allí en París disfrutando de los JJOO ya con otra edad. Estuvo en Río con tres años y los vivió de forma intensa. Los de Tokio los vio desde afuera, por televisión. Esta vez está muy ilusionada con el viaje a París.

¿Ha heredado la pasión por el deporte?Sí, le gusta muchísimo hacer deporte. Le encanta disfrutar de diferentes deportes y la verdad es que lo disfruta, lo disfruta.

¿Qué supone para contar con su hija en un momento tan especial?Igual qué significa para ella, ¿no? Que vaya a París y nos pueda ver desde la grada y que yo pueda escaparme en algún momento para poder estar con ella es un crecimiento personal y todo lo agradecerá mucho. Yo creo que a los niños siempre hay que protegerlos y los niños con quien van a estar mejor que con sus padres en su infancia. Es muy importante protegerlos...

¿Ha sido fácil ser madre y deportista de élite a la vez?
Esto es como en todos los trabajos. Hay que hacer muchas malabares y hay momentos que cuesta organizarse, pero se puede hacer. Cada vez tenemos más ayudas para hacerlo. Yo he tenido muchísima comprensión de todo mi alrededor, se me ha apoyado. Eso no quiere decir que no haya tenido que pasar por momentos difíciles o por momentos que me hubiera gustado que fuesen más flexibles, pero me parece que es el espejo de lo que pasa en toda la sociedad, en todos los ámbitos. Poquito a poco vamos ganando terreno.

¿Crees que el deporte femenino está teniendo ya más repercusión?Sí, el deporte femenino va ganando terreno poco a poco, pero todavía nos queda mucho por pelear. Todavía nos queda que luchar, pero poco a poco, como en otras facetas, también vamos cogiendo terreno y desde luego nos esforzamos y damos un precioso espectáculo. El deporte femenino es precioso y espectacular. Es un trabajo que tenemos que hacer todos, los niños, los seguidores, todos... 

Yo tengo la suerte de hacer piragüismo, donde es lo mismo ser hombre o mujer. Las competiciones son conjuntas, las hacemos los mismos días, los mismos circuitos, los mismos lugares. Los espectadores que van a verlo van a ver tanto a las chicas como a los chicos. Este es un deporte que realmente no está nada discriminado.

Maialen Chourraut posa con la medalla de plata.

Maialen Chourraut

  • Piragüista olímpica. 41 años. San Sebastián.
Maialen Chourraut, piragüista de la modalidad de slalom o aguas bravas, es una figura muy importante en el deporte español. Ha disputado cuatro Juegos Olímpicos y acumula tres medallas: bronce en Londres 2012, oro en Río 2016 y plata en Tokio 2020. Además, ha sido campeona de Europa y subcampeona del mundo, con dos metales en Campeonatos del Mundo y tres en Campeonatos de Europa.

¿Se imaginó alguna vez una trayectoria tan destacada?Siempre he vivido muy en el día a día. Me apasiona entrenar, me apasiona buscar la mejora, deslizarme en el agua, es que me encanta. Luego competir ya me cuesta un pelín más. El competir a veces es un poco como un precipicio. Me vienen muchas dudas, me vienen muchas inseguridades y me suele faltar ese momento, pero al mismo tiempo me da como una adrenalina especial que me encanta y me hace sentirme muy viva.

Cuando empecé no me imaginaba que iría a los Juegos Olímpicos. Tenía bastante con los pequeños retos que nos pone el piragüismo, con perder ese miedo a volcarme y eso que en el club ya tenía tres referentes (entre ellos Xabi Echaniz, su marido). Siempre he visto la posibilidad de ir a unos JJOO, pero no lo veía como que fuese para mí. Al final disfrutando y con esas sensaciones... Han pasado los años muy rápido y ahora me veo aquí, con 41, y sigo disfrutando como el primer día.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento