Hay 'caso De Jong' en el Barça: el club presiona para que renueve a la baja... o acepte alguna oferta y se marche

Frenkie De Jong, abatido en la derrota del Barça frente al Villarreal.
Frenkie De Jong, abatido en la derrota del Barça frente al Villarreal.
Alex Caparros
Frenkie De Jong, abatido en la derrota del Barça frente al Villarreal.

Pese a los esfuerzos de Joan Laporta, la situación financiera del Barça sigue siendo tan delicada como cuando retomó las riendas de la presidencia del club. Unos apuros económicos que apuntan a lastrar las aspiraciones culés en el próximo mercado de fichajes veraniego, aunque ya hayan demostrado que, gracias a las 'palancas', todavía tienen algo de margen para maniobrar.

No se trata solo de poder fichar, no obstante. Deben cumplir primero a rajatabla el 'fair play' financiero de LaLiga, que de hecho ya les ha permitido algún movimiento al límite de la normativa para cuadrar su plantilla, y para ello solo tienen dos opciones. O venden, o renuevan contratos a la baja para desprenderse de los elevados salarios que aún perduran de la última etapa de Bartomeu en Can Barça, pero deben rebajar los costes de su plantilla para encajar en sus límites salariales.

Este panorama, unido a la desoladora temporada que están protagonizando los pupilos de Xavi Hernández a nivel deportivo y de resultados, tiene al Barça contra la espada y la pared. Salvo milagro en Champions, sus ingresos por competiciones serán menores de lo esperado, y forzarán al club catalán a tomar medidas drásticas para aligerar sueldos y plantilla.

Sin embargo, para sacar una cantidad potente de verdad por un traspaso quedan pocos efectivos atractivos en plantilla. Pedri, Gavi, Lamine y el resto de perlas de La Masía no se tocan salvo que aparezca una oferta realmente mareante, por lo que todos los focos se han vuelto a poner en un nombre que el verano pasado ya sonó con fuerza para abandonar el club: Frenkie de Jong.

El centrocampista neerlandés es el segundo mejor pagado de la plantilla, percibirá en torno a los 37 millones de euros brutos esta temporada, y su contrato es ascendente hasta que finalice, en 2026. Por lo tanto, a sus emolumentos básicos hay que añadirle un porcentaje de crecimiento que junto a las primas y bonus firmados -alguno de ellos por fidelidad- haría que cobrase cerca de 50 millones cuando finalice su vínculo azulgrana.

Es un problema en mayúsculas para la directiva culé. Además, se trata de la única pieza que siendo teóricamente titular está ofreciendo, a sus 26 años, un rendimiento por debajo de lo esperado y tremendamente irregular este año. Así lo perciben en el Barça, donde las dudas sobre el jugador de Países Bajos siguen creciendo mientras comienzan a verle como una venta de manual que solucione todos, o parte de sus problemas.

El centro del campo azulgrana está bien cubierto con multitud de efectivos que serán de utilidad para el próximo entrenador que llegue a la ciudad condal en verano, y que podría dar marcha atrás a una posible venta de De Jong. Mientras tanto, el club ya sondea el mercado para buscarle posibles destinos y ha comenzado a presionar a su entorno y al propio futbolista, al que le quedan esas mismas dos opciones: renunciar a su contrato actual y renovar a la baja, o buscar una oferta del agrado de todas las partes implicadas.

Las prisas son evidentes en el Barça, aunque están de enhorabuena porque ya han comenzado a escuchar y recibir ofertas. Así lo han indicado este miércoles algunos medios en Cataluña, que apuntan que el Tottenham Hotspur inglés ya habría iniciado conversaciones con una suma inicial por De Jong de 60 millones de euros, con variables incluidas, para firmar al neerlandés para los próximos cuatro años. 

En el seno del club culé, la cifra ha resultado decente, pero apenas el mínimo para negociar por un jugador que consideran podría llegar a valer 100 millones de euros conociendo el mercado europeo -oferta que exige el Barça a De Jong para dejarle salir-. Aun así, fichado en 2019 por 80 'kilos', De Jong ya está más que amortizado y podría salir por cantidades cercanas a la propuesta por los Spurs. El futbolista, por su parte, cobraría prácticamente lo mismo que ahora si cumple una serie de condiciones.

La otra opción sería renovar, y también gustaría en el club siempre y cuando De Jong acceda a rebajar sus pretensiones y diferir su contrato actual, como ya hizo en su día. Su salario, firmado por la directiva saliente en sus últimos estertores de autoridad, es inasumible y está fuera de mercado, pero el jugador no parece por la labor de querer renunciar a nada. De hecho, según parece, el agente del holandés ya ha comunicado al Barça que no tiene prisa por resolver su situación.

Cabe recordar, en este sentido, que De Jong tiene otra tercera opción por ejercer: cumplir su contrato. Una decisión que, en las condiciones actuales, perjudicaría mucho al Barça. Sin embargo, por el momento parece ser la que más contenta al futbolista, siguiendo los incontables ejemplos de Bale, Isco y otras estrellas que agotaron sus contratos pese a encontrarse en situaciones complicadas en sus clubes. Aun así, Frenkie es joven todavía, y no querrá en ningún caso perjudicar su propia carrera, pero tampoco renunciará fácilmente a su sitio en Barcelona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento