El Real Madrid culmina con épica un camino legendario y logra su undécima Euroliga tras tumbar a Olympiacos

Sergio Llull levanta la úndécima copa de Europa del Madrid.
Sergio Llull levanta la úndécima copa de Europa del Madrid.
EFE
Sergio Llull levanta la úndécima copa de Europa del Madrid.

Una increíble canasta de Sergio Llull a tres segundos del final le dio al Real Madrid su undécima Euroliga tras una remontada más en la final, esta vez ante Olympiacos. De nuevo parecía tenerlo perdido el conjunto blanco, seis abajo a dos minutos de que finalice el choque, y de nuevo la épica surgió para llevarse un título inolvidable (78-79).

Tras estar al borde del abismo en los cuartos de final ante el Partizan (dos cero en contra, 15 abajo en el tercer partido en Belgrado), el conjunto de Chus Mateo supo reaccionar para protagonizar una histórica reacción que le llevó a la Final Four, donde superó al Barcelona –que era el favorito– y en la final a un Olympiacos que lo tuvo en su mano, pero que no supo rematar. Y eso, ante este Real Madrid, se paga muy caro.

No tardó en presentar el conjunto heleno sus credenciales. Canaan arrancó con tres triples casi seguidos, y el Madrid aguantó el primer tirón, pero no el segundo, liderado por Vezenkov, el MVP de la temporada en laEuroliga.

Las primeras ventajas de Olympiacos no tardaron en llegar y el acierto ofensivo de los griegos se unió al desacierto blanco, donde el dominio bajo los aros de Tavares no resultaba suficiente. El 24-12 que reflejaba el marcador hicieron saltar las alarmas de los de Chus Mateo, pero la salida de Rudy dejó la diferencia en solo siete puntos al final del primer cuarto (24-17). 

Se ha acostumbrado tanto el conjunto blanco a verse por detrás en el marcador, que esa desventaja inicial apenas le inmutó. Sergio Rodríguez se puso al mando y Hezonja entró en trance para que liderar la remontada y darle la vuelta al partido, con la primera ventaja madridista (29-31). 

El choque se convirtió entonces en un precioso intecambio de golpes. Hezonja seguía anotando con fluidez y a él se unieron Musa, Causeur y Randolph para poner cinco arriba a los de Mateo. Sin embargo, la respuesta la dio un inspiradísimo McKissic, mientras que Vezenkov seguía dando muchos problemas. El empate a 45 al descanso lo dejaba todo para la segunda parte y demostraba que estaba siendo un auténtico partidazo. 

Tras el paso por vestuarios, de nuevo apretó Olympiacos, con dos nuevos triples de Canaan y con Vezenkov haciendo mucho daño, pero la reacción blanca fue igual de efectiva. De nuevo hizo la goma y empató el choque a 59, pero otro arreón más dejó la ventaja helena en cuatro puntos antes de entrar en los últimos diez minutos (63-59)

Se había trabado el partido, y en ese contexto el que marcó la diferencia fue Vezenkov, que anotó una y otra vez, sin descanso, demostrando por qué ha sido el mejor jugador de la Euroliga este año.

El Madrid sufría para no descolgarse, con Olympiacos alcanzando los seis de ventaja a menos de tres minutos para el final.  Fue entonces cuando apareció la magia del Chacho, con un triple, y los nervios aparecieron en los griegos, que fallaron cada ataque. Con uno abajo, el balón fue para Llull, el hombre que jamás se esconde. Su grandiosa canasta llevó a la gloria al Real Madrid.

Placeholder mam module
Olympiacos-Real Madrid, en directo: última hora de la final de la Euroliga
Mostrar comentarios

Códigos Descuento