Ona Carbonell se retira: adiós a una exitosa carrera de dos décadas y dos medallas olímpicas

  • La nadadora se retira siendo la mujer con más medallas en la historia de los Mundiales de natación.
Ona Carbonell.
Ona Carbonell.
Getty Images
Ona Carbonell.
Asegura que es una decisión "meditada" aunque reconoce que le da respeto imaginar el camino que seguirá su vida "fuera del agua".
Atlas

Ona Carbonell deja las piscinas tras dos décadas, con un legado tras de sí de más de una treintena de medallas —dos de ellas olímpicas—, como la mujer con más medallas en la historia de los Mundiales de natación, superada solo por Lochte y Phelps en el global, y como uno de los rostros más visibles en la lucha por la conciliación de la maternidad en el deporte de élite.

El adiós de la barcelonesa, anunciado por ella misma este viernes en la sede del Comité Olímpico Español, deja un vacío insustituible en el equipo olímpico español de natación sincronizada, del que era capitana hasta ahora. 

En su palmarés atesora un total de 23 medallas en Mundiales, las tres últimas conseguidas en la cita de Corea del Sur 2019, 12 continentales, y dos olímpicas, una plata y un bronce en Londres 2012, su primera experiencia olímpica antes de Río 2016 y Tokio 2020. 

Esa amplia lista de éxito la sitúa en el top de la natación sincronizada, ahora artística, pero también en la cima de todas las modalidades de natación, pues supera en preseas mundialistas a la histórica Natalia Ischenko, con 21 medallas entre 2005 y 2015, así como a la 'sirena' que hizo explotar la 'sincro' en España, Gemma Mengual, dueña de 20 medallas en Mundiales. Y ocupa el tercer lugar en el ranking global, por detrás de Ryan Lochte (27) y Michael Phelps (33).

El inicio de la leyenda

Su leyenda comenzó a nacer muy pronto, tan solo dos años después de su debut profesional ya se había asentado en el equipo nacional. En 2012 llegó su gran momento, en sus primeros Juegos. Allí ganó una plata en un espectacular dúo junto a Andrea Fuentes, ahora seleccionadora de Estados Unidos y, por entonces, líder del equipo español tras tomar el relevo de Mengual y darlo, poco después, a la propia Carbonell.

En esas Olimpiadas, Carbonell también logró colgarse un bronce, en la rutina por equipos, en el que fue uno de los mejores momentos de su carrera. Londres fue la más exitosa de sus tres experiencias olímpicas, ya que también estuvo en Río 2016, donde compitió junto a la histórica Gemma Mengual, aunque no pudo conseguir ninguna medalla (y hubo polémica por las puntuaciones), y Tokyo 2020, donde empezó, sin saberlo, a despedirse.

Su marcha deja un gran vacío en la natación artística española, ya que de momento no hay un relevo clave en el agua para la catalana. Hasta ahora, las dulces y rápidas transiciones entre Mengual, Fuentes y Carbonell parecen no tener una continuidad clara, si bien el equipo, con su ayuda, estaba dando paso a una nueva generación que, sin la presión de tener que ganar, confía en volver pronto a las medallas.

Madre de dos hijos, Ona Carbonell es ejemplo de esfuerzo y superación, estandarte de una generación excepcional que maravilló en las piscinas más importantes de todo el planeta. La nadadora, que en 2020 anunció la retirada temporal para dedicarse a su familia, también demostró su competitividad y talento en las cocinas de MasterChef Celebrity, programa de RTVE que ganó en 2018.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento