Gran preocupación en el Real Madrid ante una 'minicrisis' esperada

Los jugadores del Real Madrid y Carlo Ancelotti.
Los jugadores del Real Madrid y Carlo Ancelotti.
EFE
Los jugadores del Real Madrid y Carlo Ancelotti.

Los preocupantes síntomas que estaba dando el Real Madrid en los últimos partidos se confirmaron este domingo con la dolorosa derrota ante el Barcelona en la Supercopa, más por cómo se produjo que por el hecho en sí de perder un título: la imagen del equipo blanco fue muy mala, los de Xavi fueron muy superiores.

Los problemas no vienen únicamente del temido parón mundialista. Antes de Qatar, el Real Madrid solo ganó dos de sus últimos cinco partidos –ante Cádiz y Celtic en casa–, mientras que perdió otros dos –en Leipzig y Vallecas– y empató uno –ante el Girona en el Santiago Bernabéu–.

La gran mayoría de los jugadores se marcharon a disputar el Mundial, y la vuelta era vista en el club como más que peligrosa. Lo sucedido ha confirmado esos malos presagios, con dos apuradas victorias en Valladolid (0-2) y Cacereño en Copa (0-1), la derrota en Villarreal (2-1), el empate ante el Valencia en las ‘semis’ de la Supercopa –donde se pasó en los penaltis– y el duro 1-3 en la final ante el Barça.

Más allá de que los resultados no están siendo buenos, lo más preocupante es la imagen del equipo. Sin chispa, sin tensión en ocasiones y con la sensación de que el depósito está casi vacío, el Real Madrid es un equipo radicalmente distinto a aquel que ganó Liga y Champions antes del verano y que empezó como un tiro la presente temporada.

Benzema es una sombra del jugador que se llevó el Balón de Oro y Vinícius recibe marcajes de dos, tres y hasta cuatro jugadores. Lo peor, no hay alternativas a los espacios que genera. Los centrocampistas están señalados. Kroos es el único que se salva, pues Valverde ha experimentado un gran bajón en las últimas semanas –su Mundial ya fue muy flojo–, mientras que a Modric se le ve desfondado. Camavinga, por su parte, aporta como suplente pero no cuando sale en el once inicial, mientras que Tchoauméni atraviesa problemas físicos que le lastran. 

Y en defensa, más problemas. Carvajal sigue lejos de su mejor forma y la adaptación de Rudiger no está siendo buena: si no juega la pareja Militao-Alaba, el equipo blanco se desordena en exceso atrás y encaja muchos goles.

Solo Courtois está a su mejor nivel. El portero está salvando puntos o evitando goleadas, pero no es suficiente. El Real Madrid está en una minicrisis que debe frenar cuanto antes, pero el horizonte es complicado: visita a Villarreal en Copa, después San Mamés y luego la Real Sociedad en el Santiago Bernabéu. Un camino durísimo en el peor momento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento