Salto adelante de Carlos Sainz en el movido GP de Mónaco que gana Sergio Pérez

Carlos Sainz, en Mónaco
Carlos Sainz, en Mónaco
EFE

Sergio Pérez logró una victoria de prestigio en un caótico GP de Mónaco que empezó una hora más tarde de lo previsto. El mexicano se impuso a un Carlos Sainz que, por segunda carrera consecutiva, le recortó puntos a un Charles Leclerc al que la enésima demostración de inconsistencia en la estrategia de Ferrari le impidió llevarse una victoria que parecía suya. El monegasco, que al menos acabó la carrera (no lo había logrado aún), fue 4º tras Max Verstappen, que aumenta su margen al frente del Mundial.

Fernando Alonso, que salía 7º, acabó en la misma posición después de una cita en la que acabó defendiéndose con uñas y dientes de Lewis Hamilton. Este resultado, el mejor de la temporada para él, le permite puntuar de nuevo y le sirve para reivindicarse al demostrar que sigue siendo un piloto 'top' que merece seguir en Alpine en 2023. Además, fue su primera carrera del año por delante de Esteban Ocon, que finalizó sancionado y fuera de los puntos.

La carrera estuvo enmarcado por las condiciones meteorológicas. La salida se retrasó una hora y llegó a estar en riesgo de suspensión, lo que añadió picante a una cita en la que Pérez y Red Bull fueron los más listos... y Ferrari el más torpe.

Salida en lluvia... y sustos

Una hora después de lo previsto se reanudó la carrera en condiciones, primero detrás del coche de seguridad y después con una salida en marcha. Antes Latifi y Stroll habían cumplido las expectativas y se habían dado contra el muro de la horquilla del Casino y un poco más adelante respectivamente.

Una vez que se retiró, Leclerc tomó las riendas de la carrera sin problemas, con Sainz detrás y los Red Bull a su rueda. Mucha precaución mientras algunos se la jugaban poniendo neumáticos intermedios conforme se iba haciendo el carril razonablemente seco. Estos fueron los que tuvieron más problemas con derrapajes.

La dificultad para adelantar aquí, sin embargo, no propició que la diferencia entre neumáticos fuese determinante para propiciar que hubiese cambios de posición. Prueba de ello fue lo que sufrió Pierre Gasly, que fue uno de los primeros en montar los intermedios, para pasar a un Guanyu Zhou que resistió con uñas y dientes durante varios giros.

La estrategia de Sainz: directo a neumáticos de seco

Mientras todos apostaban por cambiar a intermedios después del impás con neumáticos de lluvia, hubo algunos que intentaron ahorrarse ese paso por boxes para montar neumáticos de seco directamente. 

Uno de ellos fue Carlos Sainz, que estiró su primer relevo al máximo para jugársela a una estrategia diferente a la de su compañero Charles Leclerc, que se centró en cubrirse con Sergio Pérez y Max Verstappen... aunque a Ferrari le salió regular. El mexicano le ganó la posición al monegasco en boxes y cuando la Scuderia intentó resolver la situación con su líder, provocaron que perdiese también la posición con Verstappen, Sainz y hasta con Norris.

El gran beneficiado de la liada de Ferrari fue Sainz, que se puso en condiciones de pelear por la victoria, y sobre todo Pérez, que se colocó primero con autoridad. El enfado de Leclerc, memorable.

La carrera, sin embargo, tuvo un nuevo parón. Un accidente de Mick Schumacher en la piscina, en el que el coche quedó partido, provocó primero unas cuantas vueltas detrás del coche de seguridad y después una bandera roja porque las barreras quedaron afectadas. Todos volvieron a boxes hasta que se repararon las protecciones.

Los retrasos por la lluvia, el tiempo perdido por este accidente y las vueltas tras el coche de seguridad hizo que completar las vueltas previstas sobre el tiempo previsto se convirtiese en una quimera. Se iban a dar 77, pero pronto se dieron cuenta de que el objetivo más realista era llegar a las 58 (el 75%), el mínimo para que el reparto de puntos fuera el total. Tampoco se llegó.

Estabilizada la carrera, la noticia llegó atrás. Fernando Alonso empezó a perder tiempo cuando estaba intentando pelear con Lando Norris por el 6º puesto, lo que hizo que su propio 7º peligrase con Lewis Hamilton, que se le puso muy cerca. El tapón que provocó el piloto de Alpine provocó que el 'top 6' se hiciese imposible para él, pero la dificultad para adelantar jugó a su favor.

Sainz pone en riesgo la victoria de Pérez

La pelea por ganar se puso muy emocionante a 10 minutos del final. La aparición de 'graining' en los neumáticos de 'Checo' Pérez hizo que Sainz se echase encima, pero por detrás del Ferrari también estaba Verstappen peleando por pescar en este río revuelto.

Pérez sin embargo resistió. Bien por la idiosincrasia del circuito, bien porque Sainz acabó mirando más por el retrovisor que por delante, bien por una mezcla de ambas, el mexicano logró su tercera victoria en Fórmula 1. Sainz iguala su mejor resultado, recortando además no solo a Leclerc sino a un Verstappen que, por primera vez este año, no gana una carrera que sí completa.

Placeholder mam module
Carrera GP Mónaco F1, en directo: última hora y resultado de Fernando Alonso y Carlos Sainz
Mostrar comentarios

Códigos Descuento