El Villarreal se mantiene como el 'matagigantes' de la Champions y le gana al todopoderoso Bayern

  • Un solitario gol de Danjuma fue suficiente para tumbar a los alemanes, que esperan darle la vuelta en casa.
Danjuma celebra su el 1-0 en el Villarreal - Bayern
Danjuma celebra su el 1-0 en el Villarreal - Bayern
EFE

El Villarreal se permite seguir soñando. El Bayern de Múnich llegaba como grandísimo favorito, pero sale de La Cerámica con una derrota 1-0 que, sin ser imposible de remontar ni mucho menos, sí les confirmó que el 'matagigantes' castellonense puede ser un rival muchísimo más duro de lo que esperaban.

Los de Unai Emery están un paso más cerca de convertirse en la gran sorpresa de esta Champions League. Tras dejar a la Juventus fuera, ahora es el Bayern quien ha caído en las garras de los castellonenses, que libra por libra superaron el juego germano sin muchos problemas.

El resultado inccluso parece corto, visto lo que se ocurrió en La Cerámica. Solo tardó 8 minutos la afición local en festejar. Después de unos primeros minutos de presión que sorprendió a los de Nagelsmann, Lo Celso encontró espacio para la llegada de Parejo, cuyo disparo encontró Danjuma para poner el 1-0. Y lejos de irse atrás, el Villarreal creyó más.

Upamecano no sabía por dónde le venían, y Nagelsmann pidió presión más alta. Dio resultado: después de 20 minutos en los que el Bayern no sabía por dónde le venía el aire, recuperó el control e hizo sudar a los españoles. Albiol se convirtió en un muro, mientras los balones a Gerard Moreno ponían en tensión a Neuer.

Justo antes del descanso, Coquelin celebró el 2-0 pero el colegiado detectó que estaba ligeramente adelantado tras el pase interior de Lo Celso, pero estaba claro que había un equipo muy superior. Prueba de ello fue el palo que dio Moreno nada más salir del vestuario tras el descanso.

El delantero español estuvo a punto de retratar a Neuer cuando este salió hasta el centro del campo, perdió la bola y propició que el atacante se quedara a escasos centímetros de marcar a placer. 

El Villarreal perdonaba y el Bayern ganaba metros. Coman obligó a Rulli a lucirse varias veces en la recta final, pero de momento aguantaban. Pocos equipos más correosos que los de Emery en una situación así.

La recta final del partido tuvo dos sustos serios. Lucas Hernández le hizo la cama a Gerard Moreno y este cayó con el cuello en una posición muy forzada, y después Foyth y Albiol acabaron tirándose al suelo con calambres del esfuerzo físico.

El Bayern no lo pasó mejor. De hecho, Pedraza rozó el 2-0 en el minuto 88 cuando mandó el balón fuera justo delante del portero, y al final acabó dando por buena la derrota, consciente de que en la vuelta en casa pueden darle la vuelta a la eliminatoria. O no.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento