Lección de baloncesto de Marc Gasol en su primer partido en España en trece años

Marc Gasol, en su debut con el Bàsquet Girona.
Marc Gasol, en su debut con el Bàsquet Girona.
EFE

Si quien tuvo, retuvo, Marc Gasol está en condiciones de convertirse en el mejor jugador de la temporada en LEB Oro. Al menos ese es el objetivo que puede alcanzar si consigue mantener el ritmo mostrado en el partido entre el Levitec Huesca La Magia y el Básquet Girona, el club que preside y del que es jugador. El marcador lo dice todo: 89-47.

La mala racha del conjunto de Fontajau, que llevaba siete derrotas consecutivas, se acabaron bajo el halo de Gasol. Sus cifras lo dicen todo: 19 puntos, 16 rebotes y un colosal 39 de valoración, en el que ha sido su primer partido en España tras trece temporadas en la NBA.

La labor de Gasol en el equipo no se quedó solo en los números. Lideró al equipo en los momentos complicados, gestionó los tiempos para contemporizar la ventaja y, sobre todo, demostró que sigue estando en forma.

"Al principio me sentí un poco oxidado después de un tiempo sin competir y los nervios, pero la ilusión estaba ahí y he ido de menos a más, todo se ha asentado un poco más, el cuerpo se ha sentido más cómodo y ha sido más fácil. El cuerpo ha aguantado bien y cuando he querido subir un poco el ritmo también ha aguantado bien y todo ha evolucionado de forma favorable", resumió después del partido.

Lo mejor fue volver a sentir "esas mariposas", porque físicamente llevaba tiempo que no estaba bien. "Llega un momento en que no sabes si volverás a tener esas mariposas y cuando las notas sientes mucho cosquilleo y se agradece tenerlas y las valoras muchísimo, porque sabes que esto no dura para siempre", admitió algo lacónico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento