El falso positivo de LeBron James, la última de los dos meses de pesadilla del rey de la NBA

LeBron James, durante un partido de Los Ángeles Lakers
LeBron James, durante un partido de Los Ángeles Lakers
EFE

El inicio de campaña que ha vivido LeBron James está quedándose muy lejos de lo que el jugador de los Lakers pensaba. Recuperando el dorsal 6 con el que tantas alegrías consiguió en Miami, rodeándose de una constelación de estrellas (y amigos) de la talla de Westbrook o Carmelo Anthony, y con el ansia de volver a alzar el título de campeón, el rey de la NBA se está estrellando.

En los últimos días ha vivido el que hasta ahora ha sido el último episodio de dos meses de pesadilla que está viviendo LeBron, con su supuesto positivo en coronavirus. Las alarmas saltaron cuando en la madrugada del miércoles entraba en "protocolo de salud y seguridad" por una PCR positiva de las que realiza constantemente la NBA. 

Sin embargo, tras ocho pruebas a las que se sometió el jugador desde el sábado hasta la madrugada del viernes, se confirmó el falso positivo de James que le permitió volver a las canchas este sábado tras perderse el partido contra los Sacramento Kings. Otro golpe extradeportivo para LeBron del que ya se ha podido reponer con relativa facilidad, después de ya haber tenido que superar varios esta temporada.

Su año comenzó de la peor manera posible, con lesión. El de los Lakers se perdió ocho partidos en el arranque de campaña por una lesión en los músculos abdominales, trabando la rápida adaptación de un equipo lleno de estrellas... y egos.

Pelea con Stewart y primera suspensión de su carrera

Tras un mes de relativa estabilidad (pero con resultados que no acompañaron), James volvía a estar en problemas y a ganarse la primera suspensión de su carrera. La ya famosa trifulca con Isaiah Stewart, al que le propinó un codazo que le dejó sangrando generando una tangana en el parquet, le hizo perderse un partido, contra los Knicks, y tener que pagar una multa de 252.000 euros.

El jugador de Ohio explicó cómo vivió la jugada en los últimos días. "Luchando por el rebote, él me engancha y pierdo un poco el equilibrio. Por eso me revuelvo para apartarme su brazo. En ese momento él se inclina hacia mí y yo sé que he impactado en alguna parte de su cara. Intenté pedirle perdón y, obviamente, todos visteis lo que pasó", contó 'King'.

Unos días después, en el siguiente partido contra los Pistons, LeBron tuvo su 'venganza'. El '6' anotó un triple delante de Stewart y le dedicó una mirada desafiante al banquillo rival.

Acosado y multado contra los Pacers

Unos días después a LeBron le tocó asumir el papel de víctima y volvió a ser noticia por algo ajeno a lo deportivo. En pleno partido contra los Indiana Pacers, dos aficionados no pararon de acosar al jugador haciéndole estallar e ir a pedirle a un árbitro que expulsase a los dos individuos. Más tarde se conoció que fue lo que le gritaban a la estrella laker: "ojalá Bronny (su hijo) muera en un accidente de tráfico".

En ese mismo partido, fruto de la tensión de un encuentro que se marchó a la prórroga, LeBron se llevó la mano a los genitales tras una canasta, además de utilizar palabras malsonantes en una entrevista post-partido, lo que le valió otra sanción de 15.000 dólares.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento