El trail sobrevive como puede en los tiempos de la COVID

  • Este fin de semana se disputa la mítica Transgrancanaria, una prueba marcada por la pandemia con rígidas restricciones.
Una prueba durísima con escenarios impresionantes. La salida de la primera etapa fue en Igueste de San Andrés (Tenerife) y los 30 primeros kilómetros fueron por el macizo de Anaga.
Una prueba durísima con escenarios impresionantes. La salida de la primera etapa fue en Igueste de San Andrés (Tenerife) y los 30 primeros kilómetros fueron por el macizo de Anaga.
TRANSGRANCANARIA

No hay sector que no haya visto de cerca el abismo con la llegada de la pandemia, y el deporte no ha sido ajeno a la criba. En el caso de los minoritarios, se sobrevive a duras penas. Ha pasado con las carreras de montaña, el Trail Running, cuyo boom en los años anteriores se vio súbitamente frenado en seco por la llegada de las mascarillas y las restricciones.

El calendario del año 2020 fue un drama con docenas de carreras aplazadas, suspendidas o directamente desaparecidas, con lo que ello supone en pérdidas de ingresos para sectores como la hostelería o el turismo. La situación dista aún mucho de ver la luz, pero hay resquicios para la esperanza. Este fin de semana uno, con la disputa de la Transgrancanaria, una de las carreras con más soleras del Trail Running español y mundial, y que ha logrado a base de un esfuerzo ingente repartir dorsales entre unos pocos afortunados.

Eso sí, entre la nueva normalidad pandémica y aquella que ya ni recordamos dista un mundo. Las restricciones son rígidas para cada participante, ya corra los 17 kilómetros de la prueba más sencilla o los 129 km de la histórica. Ya no hay salidas en masa, la mascarilla será una fiel compañera del corredor durante toda la prueba y este no podrá ser asistido en ninguna parte por ayuda externa. A la hora de comer o beber, prohibido tocar nada; serán los voluntarios quienes se encarguen de ello.

Cualquier norma compensará ponerse un dorsal y revitalizar este pequeño nicho deportivo que muy poco a poco va recuperando el pulso. Y, una vez iniciada la salida, llega el momento de disfrutar de un escenario sin igual: el parque natural de Tamadaba, el Roque Nublo o las dunas de Maspalomas.

A la hora de hablar de favoritos hay uno que destaca sobre todos: ausente Pau Capell por lesión, toda la presión recaerá sobre Pablo Villa, ganador del año pasado y que llegó a la meta de la mano precisamente de Capell en aquella inolvidable estampa, fiel reflejo de los grandes valores de la prueba.

Sin embargo, tendrá rivales de calidad como Jordi Gamito o Perea Aurell, pareja también de una de las grandes favoritas en la categoría femenina: una Ragna Debats, cuyo duelo con Azahara García promete tanto como este fin de semana para un deporte que está luchando por volver a ilusionarse.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento