La frase en una servilleta a Florentino Pérez con la que empezó a nacer el proyecto del Real Madrid femenino

Las futbolistas del Real Madrid femenino celebran un gol
Las futbolistas del Real Madrid femenino celebran un gol
AFP7 vía Europa Press

Desde que el fútbol femenino se convirtió en un elemento muy a tener en cuenta, la ausencia del Real Madrid entre los clubes con una sección de mujeres se hacía demasiado de notar. Mientras el FC Barcelona y el Atlético de Madrid campaban a sus anchas por la semiamateur liga española, antes de convertirse en la Primera Iberdrola, la hoy presidenta del Real Madrid femenino intentaba convencer a Florentino Pérez de que podía hacerlo.

Ana Rossell fue futbolista, irónicamente, del Atlético de Madrid, pero siempre se confesó madridista. Por eso, en 2016, fundó el germen de lo que hoy es la sección femenina del club merengue: el CD Tacón. Con su agencia AR10 como paraguas y la inestimable ayuda de su socio en la aventura Lolo Merinero, Rossell comenzó a moverse entre los despachos para alcanzar un sueño: que el Real Madrid tuviera un equipo femenino.

Eso es de lo que trata el primer capítulo de 'Un sueño Real', un documental que cuenta cómo el Tacón se convirtió en el Madrid. En el primer capítulo, Rosell cuenta cómo fueron esas primeras conversaciones para convencer a un Florentino que se mostró reticente al proyecto hasta que la UEFA y la FIFA no le dejaron otra opción.

"Florentino Pérez fichó a Zidane a través de una servilleta. Y yo hice lo mismo. Coincidió que el presidente estaba en el palco, cogí una servilleta de papel y le escribí: 'Al igual que usted ha fichado al mejor jugador del mundo por esta vía, me gustaría ayudarle a conseguir que el club fuese el mejor club del siglo XXI. Y no lo conseguirá sin equipo femenino'. (...) Dijeron que no era el momento. Necesitábamos seguir dando pasos hacia la manera de pensar del Real Madrid", relata Rossell en el documental, donde también recuerda que el inicio del CD Tacón no fue nada sencillo.

"Empezamos sin instalaciones, sin jugadoras. Trabajamos a base de ingenio, de hacer alianzas que nos pudieran beneficiar y buscar dinero hasta debajo de las piedras. Y, sobre todo con mucha ilusión. Siempre tuvimos claro que éramos un club humilde, de barrio, con la aspiración de llegar a Primera y ser el Real Madrid", asegura Rossell, que ahora ve cómo aquel sueño se ha convertido en un equipo a tener muy en cuenta: actualmente son segundas en la clasificación de la Primera Iberdrola, por delante del Atlético de Madrid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento