El Barça se trabaja la victoria y baja a la Real del liderato

Messi, en el partido ante la Real Sociedad.
Messi, en el partido ante la Real Sociedad.
EFE

El Barça sumó su segunda victoria seguida en un igualado encuentro ante la Real Sociedad en el que cada uno fue mejor en una parte. Los azulgranas, sin embargo, estuvieron más acertados y los goles de Alba y de De Jong, junto a una parada prodigiosa de Ter Stegen a poco del final, les dieron tres puntos claves ante el líder en su escalada hacia la zona alta de la tabla.

Se presentó el Barcelona con una defensa de circunstancias (Mingueza-Araujo como pareja de centrales) pero la Real echó demasiado en falta a sus dos grandes figuras, Oyarzábal y David Silva, y el choque fue claramente de los blaugranas en la primera parte. 

Un disparo de Messi, otro al palo de Griezmann y una buena parada de Remiro a Alba (finalmente en fuera de juego) hacían presagiar que el gol local no iba a llegar, pero en un saque de esquina, una mala marca de la defensa culé propició que Portu recogiera el balón y le cediera a Willian José para que marcara.

No acusó sin embargo el conjunto de Koeman el golpe, y el premio a su insistencia y buen juego llegó también en un córner, en el que Alba aprovechó la indecisión en el despeje de la zaga realista para enganchar un gran disparo con su pierna derecha.

No dejó de atacar el Barça tras el empate y de nuevo Alba fue protagonista del segundo gol, que fue al borde del descanso. Un gran centro desde la izquierda lo remató De Jong al fondo de la red. La jugada fue invalidada por fuera de juego, pero el VAR dio el tanto por bueno.

El panorama cambió tras el descanso, el Barça perdió el control del juego y el paso de los minutos hizo crecer a la Real Sociedad. Sin embargo, la ocasión más clara fue de un Antoine Griezmann gafado que falló un remate sin portero en el área pequeña de manera incomprensible.

Las llegadas de la Real cada vez eran más claras y el resultado comenzaba a peligrar para los culés. Primero fue Pedri el que evitó el remate a bocajarro del recién incorporado Isak, después fue Araujo el que consiguió que Monreal no rematara. Pero el héroe culé de la noche fue Ter Stegen, una vez más. 

Tras un rechace de una parada suya, Isak recogió el balón a pocos metros de la portería, pero el meta alemán se hizo gigante y logró detener con una pierna casi milagrosa el tanto del delantero sueco de la Real.

No se rindió el conjunto donostiarra, que encerró en muchos momentos al Barcelona en su área en el tramo final, pero los azulgranas se defendieron con orden para amarrar tres puntos de gran importancia para continuar su remontada en la Liga.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento