Marco Andretti rompe la maldición y saldrá desde la pole de las 500 millas de Indianápolis; Álex Palou, 7º

Marco Andretti, en el circuito de Indianápolis
Marco Andretti, en el circuito de Indianápolis
Chris Owens / IndyCar Media

La parrilla de salida de la 104ª edición de las 500 millas de Indianápolis ya está configurada, y al frente habrá un apellido ilustre. Marco Andretti, nieto del legendario Mario e hijo de Michael (que además es su jefe de equipo) logró la pole en el domingo del 'Fast Nine', en el que los nueve mejores de la clasificación del sábado se jugaron las posiciones.

El tercer piloto de la saga Andretti rompe así un pequeño maleficio que había sobre él. Considerado, casi por obligación familiar, un gran piloto en ciernes, no ha llegado a brillar en la carrera más importante del automovilismo estadounidense. Este año es su año, parece, y lo demostró con una pole en la que superó por sólo 0.017 mph la vuelta promedio de Scott Dixon, otro de los 'morlacos' de esta carrera. Las 231.068 mph que logró en sus cuatro vueltas le permitirán salir desde la posición de honor el próximo domingo. 33 años después de Mario, su nieto Marco logró la pole.

Seis puestos detrás, en la séptima plaza abriendo la tercera fila de parrilla, estará un español, pero no el que ha hecho que esta edición de las 500 millas de Indianápolis gane interés. Fernando Alonso se perdió esta sesión (no así los libres de después) tras su nefasta clasificación del sábado. El asturiano saldrá el 26º. Quien está brillando con luz propia es un novato semidesconocido para el gran público, Álex Palou

El catalán, que ya brilló en la Superfórmula de Japón y está considerado uno de los mayores talentos jóvenes del automovilismo español, logró una meritoria 7ª plaza en el 'Fast Nine', que podría haber sido aún mejor si en las dos últimas vueltas no le hubiera fallado una pequeña pieza de su coche del equipo Dale Coyne Racing. 

Al de San Antonio Vilamajor no le ha funcionado el sistema de distribución de pesos, una suerte de suspensión activa que sirve para maximizar la aerodinámica en recta o en curva en función de las necesidades. 

Pese a este problema, puede sentirse satisfecho con su 229.676 mph de promedio, con 231.901 en la primera de sus cuatro vueltas, la más rápida de todos los pilotos este domingo. Incluso ha llegado a los 240 mph en uno de los puntos de control, lo que ha hecho que hasta los curtidos comentaristas de la NBC alucinen con él. 

Como nota curiosa: es el único coche de los 33 que compiten que no tiene patrocinador, de momento, algo que de aquí al domingo 23 puede cambiar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento