Hamilton, un rodillo en el GP de España: ganó doblando a todos excepto a los del podio

Lewis Hamilton, tras lograr la pole del GP de España
Lewis Hamilton, tras lograr la pole del GP de España
Mercedes AMG F1

Victoria por aplastamiento de Lewis Hamilton, en un GP cómodo para él en el que sólo tuvo que gestionar el desgaste de los neumáticos. La superioridad fue tal que dobló a todos excepto a los que le acompañaron en el podio: Max Verstappen y Valtteri Bottas.

Los hombres de negro dejaron claro en la clasificación que no iban a dejar lugar a la sorpresa, o al menos lo intentarían, pero en la salida hubo una pequeña modificación sobre el guión previsto. El finlandés hizo una muy mala arrancada y cedió dos posiciones, la segunda con Max Verstappen y la tercera con Lance Stroll, que aguantó un par de vueltas en la zona del bronce, hasta que el Mercedes '77' le recuperó la plaza. 

A partir de ahí, paseo marcial de Hamilton al frente con Verstappen a una cómoda distancia de inicial de unos dos segundos que llegó a irse a más de 10 y Bottas tras ellos. Y eso que tuvieron un pequeño susto en Mercedes, en la primera parada del hexacampeón, en el que perdieron tres segundos.

En 7ª posición partió Carlos Sainz, con una buena salida en la que no perdió posiciones. Después de dos 'ceros' en Silverstone, tenía muchas ganas de reivindicarse en un circuito donde ha puntuado siempre que ha corrido, y esta vez la estrategia funcionó. 

Su carrera fue contra Alex Albon durante prácticamente toda la prueba. El tailandés de Red Bull sucumbió ante el de McLaren, merced a una estrategia distinta (él hizo su primera parada y montó duros, y Sainz usó blandos). 

Obligado a pasarle en pista, el español tiró de redaños para hacerlo y le ganó la sexta posición no sólo una vez, sino dos, toda vez que la segunda fue con mayores dificultades ya que fue a la salida de boxes con los neumáticos (medios, como los de Albon) fríos, donde resistió a la perfección los envites.

La amenaza de lluvia en forma de nubarrones negros que se asomaron al fondo del circuito no acabó de cristalizar, si bien muchos se esperanzaron en ver agua caer para que hubiera cambios de posición.

El único al que le daba exactamente igual era a Charles Leclerc, cuyo Ferrari rompió (un fallo eléctrico tras pasar por uno de los pianos altos) y tuvo que retirarse. Fue el soltiario abandono de la carrera.

Sainz roza el 5º

Ferrari apostó su estrategia a la llegada del agua, pero no hizo su aparición. La víctima fue Sebastian Vettel, 'rajada' por radio incluida, que primero vio cómo le pasaba Stroll y después Sainz. El adelantamiento del madrileño, más demérito del coche rojo que no pudo defenderse con las gomas casi en las lonas tras más de 35 vueltas de blandos.

Delante de Sainz, sexto, se encontraban los Racing Point, pero el madrileño sólo necesitaba acercarse a uno. Sergio Pérez, cuarto, fue sancionado con cinco segundos por no respetar banderas azules cuando le iba doblando Hamilton (el hexacampeón ganó doblando a todos menos a los del podio). 

Con Stroll a rueda del mexicano, sabiendo que iba a acabar por delante, el español sólo necesitaba neutralizar esa ventaja de 5 segundos para ganarle la plaza. Se quedó a sólo 1,5 segundos, pero al menos ha cerrado la racha de dos 'ceros' que había sumado en Silverstone.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento