Hamilton se libra de sanción pese a las irregularidades en sus dos vueltas en la Q3 de la clasificación de Austria

Lewis Hamilton, en el circuito de Austria
Lewis Hamilton, en el circuito de Austria
FLORENT GOODEN / DPPI Media / AFP

Lewis Hamilton ha tenido que visitar a los comisarios del GP de Austria de Fórmula 1, unas horas después de que acabara la clasificación por irregularidades detectadas en las dos vueltas de la Q3 en las que se determinó la pole para su compañero Valtteri Bottas.

Los jueces, entre los que está el expiloto Vitantonio Liuzzi, deben juzgar si eliminan la primera vuelta en la que Hamilton se salió del límite de la pista en la curva 10, la de entrada a la recta de meta. Este es uno de los grandes problemas de este circuito, donde varios pilotos (incluido el propio piloto británico) han visto cómo le eliminaban la vuelta en la que se trazaron por fuera. 

La otra vuelta, en la que logró el tiempo en el que se quedó a sólo 12 milésimas de Bottas, también tuvo un hecho investigable, según los jueces. Hamilton no redujo la velocidad ante las banderas amarillas provocadas por la salida de pista del finlandés. El hexacampeón ha argumentado que el polvo que levantó el coche de su compañero no le permitió ver el panel luminoso de los comisarios.

En esta ocasión Hamilton quedó libre de ambos cargos. En la primera infracción, la de trazar por fuera de la pista, le quitaron el tiempo, pero al ser más lento que el posterior, no tuvo efecto real. 

En la segunda irregularidad, los comisarios comprobaron que había avisos de bandera amarilla y de bandera verde a la vez, por lo que al ser contradictorio cumplieron con la máxima jurídica de 'in dubio pro reo' y libraron de castigo a Hamilton, que saldrá segundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento