La libreta de Quique Setién: de los mil toques a la apuesta por la cantera

Setién, durante su primer partido como técnico del Barça.
Setién, durante su primer partido como técnico del Barça.
EFE

Quique Setién se estrenó con una sufrida victoria ante el Granada en un partido en el que, si bien el Barça no brilló como a su nuevo técnico le hubiera gustado, sí se empezó a vislumbrar cuál es el plan que tiene el cántabro.

Tocar, tocar y tocar

Más de mil pases dieron los jugadores azulgrana, algo que no sucedía desde la época de Pep Guardiola. El Barça monopolizó el balón no solo como plan ofensivo, sino también como defensivo cuando el equipo azulgrana iba por delante en el marcador.

La verticalidad es la asignatura pendiente, pero Setién espera que con el tiempo llegue y considera que tener el balón el máximo tiempo posible hará que lleguen los resultados y también el buen juego.

La cantera

Ansu Fati fue titular formando tridente de ataque con Antoine Griezmann y Leo Messi. Su presencia en el once se debió a la lesión de Luis Suárez y todo parece indicar que el jovencísimo delantero tendrá muchos minutos con el nuevo entrenador.

Aunque más significativo aún fue el debut en Liga esta temporada de Riqui Puig, sobre todo por cómo se produjo. El joven jugador del filial entró con empate en el marcador, lo que deja claro que Setién confía en la gran perla de la cantera culé. El premio al atrevimiento del técnico llegó con el gol, que vino precedido de un robo de balón del mediapunta de Matadepera.

Mejoría de Busquets

El mediocentro de Badía nunca acabó de sentirse cómodo bajo las órdenes de Valverde, que además le sentó en el banquillo en más de una ocasión. Para Quique Setién parece que será el eje del juego azulgrana, como queda claro con el dato de que Sergio Busquets dio más pases el domingo que todos los jugadores del Granada juntos.

A Busi se le vio rápido en el pase y atento al corte, robó numerosos balones. La presión alta que quiere aplicar este nuevo Barça le viene bien al de Badía para no verse demasiado solo en el centro del campo, algo habitual en la anterior etapa.

Griezmann, trabajador

No fue un partido brillante el del galo, pero su compromiso quedó fuera de toda duda con varios robos de balón en campo propio que el Camp Nou ovacionó. Todavía tiene que encontrar su sitio, y aunque con Setién también partió desde la izquierda, parece tener más libertad para poder hacer daño por el centro, una zona más natural para él y en la que podrá brillar más.

La media, la incógnita

Quique Setién no hizo pruebas en el centro del campo y apostó por Rakitic y Arturo Vidal para acompañar a Busquets. Eso sí, la alineación la condicionó las bajas por sanción de Frenkie De Jong y por lesión de Arthur Melo.

Sorprendió la presencia de Vidal, un jugador que a priori no responde al estilo que quiere imponer el nuevo entrenador, pero lo cierto es que el chileno se adecuó muy bien al fútbol de toque y pausado que impuso el Barça.

Con Frenkie De Jong como presumiblemente titular indiscutible, queda una plaza en el once que se jugarán el propio Vidal (fuerza, raza y también gol), Arthur Melo (representa como nadie el fútbol de posesión) e Ivan Rakitic, un término medio entre ambos que tenía un pie y medio fuera del Barça pero que ahora con Quique Setién puede revertirse su situación.

Asimetría en los laterales

Jordi Alba se pasó los 90 minutos del partido atacando, mientras que a Sergi Roberto se le vio mucho menos en la zona ofensiva. Habrá que ver si responde a un plan del técnico, con el lateral izquierdo constantemente en fase ofensiva y el derecho guardando más la posición, o fue simplemente una consecuencia de cómo se desarrolló el choque.

Messi, el jugador clave

Lo que nunca cambia en el Barça es que el que manda en los partidos y los decide es Leo. Partiendo desde la derecha en muchas ocasiones pero también ocupando el centro en otras, el argentino inició muchas de las jugadas de ataque culés. Su gol, iniciando la acción y culminándola, fue ejemplo perfecto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento