Jessi Combs se mató a 885 km/h cuando buscaba ser la mujer más rápida del mundo

Jessi Combs, piloto fallecida
La expiloto Jessi Combs.
Instagram

El informe policial sobre el accidente mortal de Jessi Combs han dado luz a los motivos que produjeron el fatal desenlace de la piloto estadounidense. Combs se mató el pasado verano en el desierto de Alvord, en Oregón (EE.UU.), cuando intentaba batir el récord mundial de velocidad en tierra.

Según las pesquisas, el motivo del golpe fue un objeto que impactó en el tren delantero del vehículo de la piloto, lo que colapsó las ruedas y provocó el choque. Debido a este, el dragster se incendió pero la autopsia ha determinado que Combs ya estaba muerta en ese momento ya que apuntan a un traumatismo craneal como motivo concreto de su muerte.

En el mismo informe establecen que en el momento del choque, el vehículo iba a unos 885 km/h, lo que no sólo habría mantenido a la corredora de Dakota del Sur como la mujer más rápida sobre cuatro ruedas (ya ostentaba el récord, con 777 km/h), sino que además habría batido el récord absoluto en ese momento.

Paralelamente a la publicación de las pesquisas de la investigación, ha salido a la luz el vídeo de los instantes inmediatamente previos al accidente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento