La educación, de la sociedad

Los principios que propugnan las organizaciones que rechazan la ley no son atendidos por el señor Rodríguez, para quien la escuela tiene como deber hacer la revolución social. Otros, en cambio, entendemos la escuela como el lugar donde se debe facilitar el acceso a la cultura y al saber, donde formar individuos responsables.

La ley debe garantizar el derecho de los padres a elegir libremente la educación para sus hijos, ofrecer una educación de calidad y aplicar el principio de equidad para impedir que unos aprendan más que otros.

Una igualdad de oportunidades que nada tiene que ver con el igualitarismo que predican los socialistas y en nombre del cual se busca lo mismo para todos, sin exigir esfuerzo y sin resolver el bajo rendimiento de los alumnos, que no contarán con refuerzos ni repetirán curso aunque suspendan hasta tres asignaturas. El Gobierno también suspende en educación.