Paisanos con poder

Todos conocemos a valencianos que se han ido a Madrid a trabajar y se han olvidado de su tierra, al contrario que catalanes, vascos o andaluces, quienes no desaprovechan ocasión para hacer patria y barrer para su casa. Esa falta de espíritu nacional hace que nos luzca poco tener dos vicepresidentes y un ministro valencianos.

O un presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO) como Aurelio Martínez –ex conseller de Economía–, que no mueve un dedo para solucionar el problema de los 2.700 afectados por la pantanada de Tous a los que el ICO reclama 9 millones de euros que les prestó cuando el agua los dejó sin nada. En 1982, el Estado –responsable de aquel drama– no daba ayudas como ahora, sino que prestaba dinero, y los afectados de entonces sólo piden ser tratados como los de las catástrofes actuales.

Su paisano, como respuesta, les da de plazo hasta el 28 de marzo, o les exigirá el doble, y despeja las protestas hacia su jefe, el también paisano Pedro Solbes. Pero al vicepresidente le debe de aburrir discutir por 9 millones cuando maneja un presupuesto de 201.821 millones de euros.