Los lunes, para aprender

Los lunes son para los reportajes, al menos así lo ha decidido Canal Sur Televisión. No dan respiro al telespectador. Al programa Espejo público (dura 2 h) le sigue desde hace poco Expreso Noche, otro estreno que han cambiado del jueves al lunes. Si el primer espacio está dedicado a los sucesos, a historias insólitas, a casos abiertos y sin resolver; el segundo es un late night que aborda la actualidad desde un periodismo de investigación, algo que cada vez se echa más de menos en la televisión.

El otro día contaron curiosas maneras de sobrevivir, como la dura jornada de los porteadores que cruzan a diario la frontera con Melilla cargados de mercancías, o  las ofrendas que obligan a dar a los novios en las iglesias. Expreso tiene ritmo, olfato periodístico, de infiltrado, de  vivo y de directo, de ágil y de dinámico, algo que empieza a perder Espejo público, que cada vez se hace más largo y lento. Olga Marset, presentadora de Expreso, se come la pantalla, mientras que Luis Mariñas (foto), con muchas tablas, aparece siempre demasiado rígido. ¿Nadie se lo dice?