El ejemplo que damos

Son terroristas los que ponen bombas. Los que considerándose, como Bush, guardianes de la paz, ocasionan dolor y miseria. Los que predicando amor y caridad en nombre de seres invisibles crean diferencias entre los pueblos que siglo tras siglo se odian y se matan. Con el ejemplo que damos a los jóvenes, haciendo un mundo de guerras y en el que la mitad de sus habitantes muere de hambre y miseria, mientras la otra mitad hace dieta para adelgazar. ¿Por qué criticamos la conducta de algunos jóvenes?

¡Qué fácil es ver la paja en el ojo ajeno! Seguro que ellos harán un mundo mejor: hacerlo peor sería demasiado difícil.