Problemas antes del concierto

Quisiera llamar la atención de los lectores sobre la deficiente capacidad organizativa, de previsión y de gestión logística de grandes eventos de la que hace gala el Ayuntamiento de Madrid. Concretamente me refiero al concierto de AC/DC del pasado viernes 5 de junio en el estadio Vicente Calderón, donde acudieron aproximadamente unas 55.000 personas.

No se puede tolerar que los trenes del Metro vayan muy por encima de su capacidad, que en esas deplorables y tercermundistas condiciones de seguridad se detengan en mitad de los túneles (por problemas con la seguridad de los cierres de las puertas según el conductor), y que los escasos vigilantes de seguridad se vean impotentes ante tal avalancha humana. Sinceramente, he visto camiones de ganado mucho más limpios y confortables en cualquier carretera del país. No tengo el placer de haber vivido otros acontecimientos de tal magnitud pero visto lo visto decir que esta ciudad está preparada para celebrar unos Juegos Olímpicos me parece tener mucho morro.