¡Y duran, y duran!...

Acabo de regresar de vacaciones y me doy de bruces con las mismas obras que había cuando me fui. Lo único que lo justifica es que los obreros hayan estado disfrutando, como yo, de un merecido descanso.