LO QUE VALE ES EL RENDIMIENTO

El modelo capitalista con una mayor o menor base social (pensiones, educación gratuita, etc.) que defienden el PSOE y el Partido Popular es contrario a la igualdad económica entre personas, ya que se basa en la eficacia individual y en la competencia. Es pues contradictorio, dentro de este sistema socioeconómico, pretender implantar una igualdad económica entre la mujer y el hombre (o entre hombre y hombre), aunque tengan la misma profesión y la misma categoría. Los convenios colectivos llevan muchos años intentándolo, pero son más los casos en los que no se cumplen que en los que sí se cumplen. Incluso en los casos en que todos los trabajadores (hombres y mujeres) ganan igual, la intensidad del trabajo y el rendimiento no es el mismo. ¿Es justo que un empresario pague más al trabajador que trabaja más, sea éste hombre o mujer? Yo pienso que sí. Los políticos, para ganar el voto femenino, crean un grupo social que por ser tan masivo y desigual no existe en realidad como grupo social, y dicen que van a favorecer a las mujeres en la competencia con los hombres, olvidando que lo que vale en este sistema es el rendimiento independientemente del sexo y que la competencia es entre mujeres y mujeres, entre hombres y hombres, y no sólo entre mujeres y hombres.