Ciclistas peligrosos en las aceras

Hace tiempo que dejé de usar el coche para trasladarme a mi trabajo y así aprovechar media hora en cada viaje para hacer un poco de deporte y, a su vez, no calentarme la cabeza con los insoportables que circulan con ciclomotores y otros engendros haciendo animaladas.

Al ser peatón, creí que mis paseos serían agradables, pero ahora debo preocuparme de otros elementos molestos (por no herir sentimientos), como son los que circulan en bici por las aceras poniendo en peligro la integridad física de ancianos, niños y algún que otro ciudadano.

Por eso sugiero a las autoridades que planifiquen un carril-bici y mayor control policial para los ciclomotores, para que nos dejen disfrutar de esta hermosa ciudad sin peligro de terminar en un hospital con algún hueso roto.