La prohibición de fumar (1)

Esta es una respuesta a la carta de Ariana Pozo en la que pedía más respeto a las libertades de los fumadores.

 Para empezar, te diré que de ninguna manera tenéis los fumadores el mismo derecho que los no fumadores a que se os respete a costa de nuestra salud, ya que el tabaco es un invento pernicioso del hombre y el aire puro es natural. ¿Captas la diferencia? Vosotros fumáis por vicio y en muchos casos despreciáis las más mínimas normas de civismo y convivencia haciendo que los demás tengamos los pulmones hechos fosfatina.

Así que, sin ninguna duda, lo que hay que hacer es obligaros a que sólo podáis fumar en vuestras casas o encerrados en salas aisladas de lugares públicos bastante más pequeñas que los espacios normales donde no podáis molestar. Y si no estáis de acuerdo, pues multa al canto. No des normas de respeto cuando normalmente es el fumador el que no respeta nada.

¿O es que tampoco merecen un respeto las personas que han dejado de ir a bares, clubes de noche, conciertos o discotecas porque tragan el humo de 20 cigarrillos, sin querer, por noche?