Un ‘decretazo’ vivo

El pasado 30 de marzo, el Tribunal Constitucional declaró la inconstitucionalidad del llamado decretazo Aznar de 24 de mayo de 2002. Ya tras la huelga general del 20 de junio su contenido se suavizó y se plasmó en la ley de 12 de diciembre del mismo año.
Todavía algunos aspectos son problemáticos, como la percepción del subsidio, pues una vez superada la indemnización legal, éste se puede perder y esto está afectando a muchos miles de trabajadores procedentes de expedientes de regulación de empleo, que tienen que aguantar hasta la jubilación anticipada.

Tras tres años de Gobierno socialista, todavía no se ha vuelto a la situación anterior al decretazo, en la que la totalidad de la indemnización por despido no se incompatibilizaba con la percepción del subsidio.