El nuevo Papa

No entiendo la asistencia de tres ministros y de los Reyes de España a la primera misa celebrada por el nuevo Papa, cuando éste en sus homilías utiliza todos los idiomas, menos el español y ya ha empezado a inmiscuirse en la política española, recomendando a los funcionarios que no celebren bodas de personas del mismo sexo, alegando la libertad de conciencia que él no respeta. Es como si el Gobierno español pidiese a los sacerdotes que no celebrasen bodas religiosas.


Al PP le parece bien, pero pondría el grito en el cielo si esa misma recomendación la hubiese anunciado un político que no fuese de su ideología. Este Papa parece un lobo con piel de cordero.