El bulevar de

La ejecución de la obra del bulevar de Constitución se está eternizando. No es extraño, si se consideran los muros, encofrados, mallazos, etc., que se están poniendo, muros de cincuenta centímetros de grosor o más. Si se supone que van a hacer un jardín, un paseo, un bulevar, en definitiva, no es necesario tanto cemento ni tanto muro, creo yo. Los árboles y las plantas estarán asfixiados.
Es una obra faraónica, tanta tonelada de hierro y cemento es un exceso de muy mal gusto. Señor alcalde, eso es matar moscas a cañonazos, disparos, por cierto, con pólvora del rey. Cuando vuelvan a remodelar el bulevar, que lo remodelarán, veremos quién es el guapo que quita tanto cemento. ¿Quién aprobó ese proyecto al que me refiero? Qué horror. Qué exceso. Y qué feo.