Sí podemos dejar el coche en casa

30.000 coches han dejado de circular esta semana por las calles de Zaragoza debido a los reventones de varias tuberías y 8.000 personas nuevas han subido a los autobuses urbanos. Gracias al do de pecho de estas viejas tuberías, se ha podido demostrar lo que algunos llevamos ya tiempo intentando hacer comprender: es posible reservar un carril para el tranvía que hará posible cruzar la ciudad en transporte público en unos 20 minutos.

Para que la gente del extrarradio coja el tranvía, hay que construir aparcamientos en las entradas de la ciudad. Dejarían el coche y se desplazarían por la ciudad en este ecológico y silencioso transporte. 

Si queremos, podemos. Sólo es cuestión de cambiar de mentalidad al comprobar que es más rápido, ecológico y, sobre todo, mucho más barato dejar el coche en casa.