Sr. Inspector, mejor quédese en casa

Por si los recortes en educación son pocos, la Consejería de Educación ha enviado a los inspectores a los centros de enseñanza no para ver qué medios faltan sino para eliminar los pocos que aún nos quedaban. Así en el I. E. S. Manuel de Azaña de Getafe, no contentos con haber despedido a diez profesores con las consiguientes consecuencias -clases de 35 alumnos, eliminación de desdobles en matemáticas y lengua, cierre de la biblioteca, supresión de los laboratorios, etc.- el sr. inspector de Educación ha decidido, tras su breve visita, que el desdoble de inglés que se había mantenido en cursos fundamentales como 2º de Bachiller tenía que quitarse, así como las clases de apoyo de matemáticas y lengua para los alumnos suspensos que se daban a 7ª hora, es decir, cuando ya todos los alumnos había acabado su jornada; tampoco le han gustado al sr. inspector los horarios que ha costado tanto cuadrar al faltar profesores. Esto es una muestra más del poco respeto que la Consejería de Educación tiene para con sus profesores y su trabajo, y de lo poco que valen nuestros hijos, porque nosotros no “pagamos” su educación. Sr. inspector, la próxima vez, mejor, quédese en casa y deje que sigamos educando a nuestros jóvenes.