No ha merecido la pena

Veo cómo desmontan el campamento de Sol y me indigno. Creo que tanto esfuerzo no ha merecido la pena, porque los políticos seguirán cobrando sueldos astronómicos, se jubilarán con la pensión máxima con solo 7 años cotizados, solo les quitarán un 4% de IRPF, cobrarán dos y tres sueldos que para el resto de los mortales serian incompatibles, nombrarán a dedo sus "cargos de confianza" de entre sus conocidos y solo nos queda mirarles con cara de tontos sin poder hacer nada. Nadie les controla sus dietas, sus mariscadas a cargo del erario público, sus chóferes, etc. Solo espero que haya un partido que se encargue de denunciar todas estas irregularidades al igual que ocurrió con las dietas del Parlamente Europeo. Si no, engrosaré las listas de indignados perpetuos.