Versión impresa

Declaran este martes ante el juez la tía imputada de Jonathan Moya y la madre de la niña Míriam

La tía paterna de Jonathan Moya, imputada por encubrir presuntamente el rapto y muerte de la niña onubense Míriam, declara este martes ante el juez instructor para explicar si tuvo algún tipo de contacto y si, tal y como aseguró su sobrino hace una semana en sede judicial, tenía "conocimiento" de los hechos que se investigan.

La tía paterna de Jonathan Moya, imputada por encubrir presuntamente el rapto y muerte de la niña onubense Míriam, declara este martes ante el juez instructor para explicar si tuvo algún tipo de contacto y si, tal y como aseguró su sobrino hace una semana en sede judicial, tenía "conocimiento" de los hechos que se investigan.

C.M.J. está citada para comparecer ante el magistrado Jesús Miguel Hernández a las 12,00 horas. Dos horas antes deberá prestar testimonio como perjudicada la madre de la niña, Gema Cuerda, quien en el momento de interponer la denuncia por la desaparición tenía una relación sentimental con el principal imputado, Jonathan Moya.

Ambas declaraciones llegan después de la incorporación a autos de un informe elaborado por los peritos del Instituto Nacional de Toxicología con sede en Sevilla que señala que las muestras tomadas a la ropa que vestía la menor cuando fue encontrada muerta en una balsa de riego revelan presencia de ADN de "procedencia desconocida" y que no corresponde a ninguno de los detenidos en prisión por esta causa.

El citado informe, al que ha tenido acceso Europa Press, pone de relieve, asimismo, que "no se ha detectado el perfil genético" de Raúl R.F. en las muestras analizadas o muestras pertenecientes a la Míriam, por lo que se "descarta" que tuviera contacto con ella, tal y como declaró en un primer momento Moya González, quien apuntó ante la Guardia Civil que su amigo había "envuelto" el cuerpo sin vida de la niña para, después, retractarse en sede judicial.

Señala, asimismo, que los "restos biológicos presentes en las muestras" tomadas de las prendas de vestir "coinciden" de manera "indubitada" con el perfil genético de Jonathan Moya.

El juez instructor resolvió el pasado jueves ampliar el procedimiento para imputar a la tía paterna del principal implicado al considerar que, del conjunto de las diligencias practicadas, y "en concreto", de la "declaración de Moya González realizada en sede judicial", se desprende la existencia de "indicios racionales" de la "participación" de C.M.J. "en el delito investigado".

"vio a la niña"

Fuentes jurídicas han indicado a Europa Press que su sobrino, en una declaración en la que proclamó su inocencia y modificó radicalmente su relato de los hechos con respecto a la que prestó ante la Guardia Civil, aludió a que ella "acudió y estaba en el cortijo familiar y vio a la niña", e, incluso, aseguró que le "dio las llaves de la casa", por lo que el juez considera que, de ser así, debió haberlo comunicado a los agentes de Policía Judicial, así como "vio algo en relación a los hechos investigados".

Según trasladó el abogado del principal imputado, José Ramón Cantalejo, al término de la declaración de su patrocinado, este aseguró "no tener nada que ver" con el crimen y señaló que la madre de la pequeña "conocía en todo momento dónde estaba su hija y tenía conocimiento de muchas cosas de este asunto".

Asimismo, Moya González, de 25 años, habría acusado "claramente" del crimen a otras dos personas sin relación con la causa hasta el momento y que, según su letrado, "tendrían relación con el mundo de la prostitución ya que, al parecer, —añadió— la madre había estado dedicada a estos menesteres" al tiempo que exculpó a su amigo Raúl R.F., en prisión provisional por esta causa.

La niña de 16 meses, natural del municipio de Palma del Condado (Huelva), permaneció en paradero desconocido durante ocho días tras ser secuestrada. El cuerpo sin vida de la víctima fue encontrado el 28 de diciembre en el interior de una balsa de riego ubicada junto a una vía de servicio de la autovía A-92 y a una distancia de apenas unos 500 metros del cortijo familiar donde fue arrestado el principal implicado en los hechos, quien en su nueva versión de los hechos asegura que "ni siquiera estaba presente cuando falleció".

"traumatismo craneoencefálico y asfixia mecánica"

Según los datos que trascendieron del informe preliminar de la autopsia, la bebé habría muerto entre "dos y cinco" días antes de que se hallase aunque el juzgado instructor sigue a la espera de que se recibir los resultados de las muestras remitidas al Instituto de Toxicología de Sevilla para determinar el momento exacto en el que se produjo la muerte. También reveló que sufría un "traumatismo craneoencefálico y asfixia mecánica", lo que descarta en un primer momento que el deceso fuese accidental.

El segundo de los imputados, Raúl R.F., era detenido horas después que su amigo, al que, según apunta la investigación, habría dado cobertura según el testimonio inicial que prestó Moya González y en el que no se ha ratificado ante el juez, y el contenido de comunicaciones entre ellos contenidas en las actuaciones.

Consulta aquí más noticias de Almería.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/1787512/0/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios