Argayos

Nestos díes d'aire polar marino, xarazu, ventoral y ñeve a sólo 500 metros, los argayos, eses consecuencies, paez, inevitables de la seronda, taponen les siendes que les nueses manos abrieren sangrando los montes na so cayida escontra los ríos. Como si fueren arteries atoraes de grasa, los escesos del home amás de nel colesterol alto, exprésense en carreteres infartaes por tanto querer dominar les inercies naturales, mal y con priesa. Ónde tarán agora los que tanto cuerren pa naugurar esos trazaos ensin remate, ónde cuando sabiendo de la fuerza de la tierra, exponen la xente a los sos ataques de rabia. Esa ye la qu'habría d'argayar percima de dalgunos, una ira incontrolable y democrática qu'apeara a tantu consagráu de les sos poltrones. Y ye que seya una rosa, un albatros o un xampiñón, nun hai pior mal pa los nuesos conceyos, pa la nuesa cámara de representación asturiana, que'l sabese intocables, como si una rede anti-argayos los llibrara de too

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios