Monstruos contra alienígenas

Monstruos contra alienígenas - Cartel
Título V.O.:
Monsters vs. Aliens
Año de producción:
2009
Distribuidora:
Paramount Films de España
Género:
Animación
Clasificación:
Todos los públicos
Estreno:
3 de abril de 2009
Director:
Rob Letterman
Música:
Henry Jackman
Fotografía:
Joyce Arrastia
Intérpretes:
Kiefer Sutherland (General W.R. Monger), Hugh Laurie (Dr. Cockroach Ph.D.), Seth Rogen (B.O.B.)

Fotogramas de la película

Sinopsis

El día de su boda, Susan es alcanzada por un meteorito espacial. Aparentemente no sufre daños, pero misteriosamente la joven comienza a crecer hasta sobrepasar los 15 metros de altura. Las fuerzas militares, en alerta por el suceso, deciden capturarla y aislarla en un lugar secreto junto al Dr. Cucaracha, El Eslabón Perdido, el gelatinoso B.O.B. o el Insectorsaurio. Cuando una invasión alienígena amenaza con arrasar el mundo, el Presidente recluta a Susan y a los demás monstruos para impedirlo.

La última propuesta de animación familiar de DreamWorks se llama "Monstruos contra alienígenas" y ya ha marcado un hito en la factoría por ser su primera película rodada íntegramente en formato 3-D. Sus responsables reconocen que es un divertido homenaje al cine fantástico de los años 50, la famosa "Serie B", con un enfrentamiento inaudito entre originales criaturas y una apariencia visual inspirada directamente en los carteles de aquellos filmes. Al frente de todo el proyecto se sitúan dos cineastas muy valorados en la casa: Rob Letterman, co-director de "El espantatiburones", y Conrad Vernon, uno de los realizadores de "Shrek 2".

Ambos han contado con un gran equipo creativo para dibujar cada imagen de la historia, mezclando los personajes caricaturizados con elementos más reales. Tanto Susan como el resto de monstruos (y también los alienígenas) tienen un diseño bastante colorido y estilizado, moviéndose en un "mundo" que no tiene nada que envidiarle al de acción real. La versión original cuenta con las voces de actores de la talla de Reese Witherspoon (Ojalá fuera cierto), Kiefer Sutherland (muy centrado en la serie "24"), Seth Rogen (Lío embarazoso) o el doctor House, Hugh Laurie.

Crítica

DreamWorks Animation ha enfilado al fin una inercia propia y una línea estable de solvencia. A mil años luz aún, y seguramente siempre, de las virguerías narrativas de Pixar, DW se limita a reproducir un esquema de entretenimiento infantil-juvenil estándar, con estructuras argumentales absolutamente elementales y planteamientos aventureros de corazón prefabricado. Pero entre guiños a otras latitudes cinematográficas, buscándose a sí misma reciclada en material ajeno empiezan a cristalizar películas de mejor cocción, un cine más universal y menos localista, y un humor más elaborado, más procaz y menos redundante.

Las películas de DW buscan así un espacio propio y se esmeran en diseñar ese equilibrio tan complejo entre la animación de matriz infantil y aquella otra estructuralmente más compleja diseñada para el disfrute entre líneas de los adultos. "Madagascar 2" recuerda que los malos vicios de la compañía siguen lamentablemente despiertos, pero el encadenamiento de dos títulos tan sustanciosos y apañados como "Kung Fu Panda" y "Monstruos contra alienígenas" sugieren un proceso de madurez incipiente.

Si la primera homenajeaba los clásicos del cine oriental de artes marciales del período clásico con exquisito gusto visual, la segunda hinca el diente a los incunables de la ciencia-ficción de serie B monstruosa y muy política de los EE.UU. de los 50. Lo nuevo de DW es una parodia, homenaje o brindis a costa de ese cine paranoico de la Guerra Fría de mutaciones gigantescas y engendros monstruosos. Por eso nuevamente el filme paga en la diana dando cancha a unos y a otros, a los pequeños que, detrás de los anteojos 3D de rigor, fliparán con el volumen visual del espectáculo y con el razonable carisma guasón de los susodichos monstruos, y a los mayores que encontrarán chicha detrás de la adictiva dinámica aventurera rememorando tardes memorables de ciencia-ficción del año de la polka.

"Monstruos contra alienígenas" es una película bien sencilla, nada del otro universo, divertida y con personalidad y carácter suficiente para merecer la atención de grandes y pequeños. Ni que decir que el espectáculo del formato tridimensional original para el que fue concebido es absolutamente imprescindible para exprimir el jugo como dios manda. Sin gafas es otra cosa. El espectáculo visual queda muy mermado y los atractivos se reducen drásticamente.

Últimas películas del director Rob Letterman