La maldición de las portadas de los videojuegos deportivos