El monstruo de las galletas protagoniza el último spot de Apple