Un accidente de un paracaidista termina siendo una broma viral