Ultras belgas irrumpen en una concentración pacífica