El Polo Norte se calienta al doble de velocidad