La nefasta idea de darle una máquina de afeitar a un niño