El padre Ángel habilita su despacho para acoger refugiados