Alfonso Guerra en un encuentro en la firma de abogados Ashurst