España se regala otra histórica exhibición dorada