Stop Disaster!
El videojuego propone cinco escenarios diferentes: un tsunami, un huracán, una inundación, un incendio forestal y un terremoto. STOP DISASTER!

La Oficina para la Reducción de Desastres de Naciones Unidas (ISDR) presentó hoy un videojuego que tiene como objetivo enseñar a los jóvenes cómo implementar en sus entornos medidas preventivas ante el riesgo de desastres naturales.

El director de la Secretaría de la ISDR, Salvano Briceño, explicó, en conferencia de prensa, que el juego Stop disasters!, destinado a jóvenes entre 9 y 16 años, pretende ayudar a "entender la vulnerabilidad de la población ante las catástrofes naturales".

El jugador debe construir viviendas, hospitales e infraestructuras en los lugares más adecuados para proteger a la población

El videojuego, al que se puede jugar gratis en internet, recrea cinco escenarios de catástrofes: un tsunami, un huracán, una inundación, un incendio forestal y un terremoto.

Respetando un determinado presupuesto, el jugador debe construir viviendas, hospitales e infraestructuras sólidas en los lugares más adecuados con el fin de salvaguardar a la población y prevenir daños ante la eventualidad de un desastre natural.

Al final del juego, el usuario obtiene más o menos puntos en función del número de vidas que ha logrado salvar después de que se haya producido el desastre natural.

Según Briceño, el juego ayudará a las futuras generaciones en "el largo proceso de adaptación" que se deberá llevar a cabo en muchas zonas costeras a consecuencia del cambio climático y del consecuente aumento del nivel del mar.

Tras su presentación oficial, el videojuego se empezará a promocionar ahora a través de los diferentes colaboradores que el ISDR tiene en todo el mundo, principalmente en los centros educativos, explicó Briceño.

Además, se está trabajando en una edición del juego en DVD, para todos aquellos que no dispongan de conexión a internet, y en su traducción al chino, árabe, francés y español, entre otros idiomas, ya que por ahora sólo existe la versión en inglés.

El Stop disaster! ya se ha probado en centros educativos de Australia, Kenia e Indonesia y la respuesta de los niños ha sido positiva, destacó el responsable del ISDR.