Las casas con tecnología sostenible con las que pagarás tres veces menos en tu factura del hogar

La factura de la luz subirá el próximo mes de junio.
La factura de la luz subirá el próximo mes de junio.
20minutos

¿Es posible realmente ahorrar en gastos según la vivienda en la que vives? Los expertos aseguran que sí. Ahora que se ha dado a conocer que el próximo mes de junio vamos a experimentar una subida en la factura de la luz, algunos se plantean dudas sobre cuánto consume su hogar y qué pueden hacer para reducir costes.

Si bien no existe la fórmula mágica -no al 100% al menos-, estos últimos días te hemos dado algunas claves, como por ejemplo las mejores horas para usar aparatos eléctricos o cómo ahorrar en la factura de la luz convirtiendo tu casa en una smart home.

Existe otra forma de conseguir bajar tu gasto a final de mes: apostar por viviendas más sostenibles y construidas de manera más eficiente. Eso es exactamente lo que hacen las llamadas ‘casas pasivas’.

Passivhaus es un estándar de construcción que viene de Alemania y que lleva ya varios años implantándose en España. Lucio de la Cruz, gerente del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Zaragoza (COAATZ), explica que hay una diferencia de unas 3 veces y media en el gasto anual del hogar.

“Las viviendas tienen cuatro ‘partes de consumo’, es decir, cuatro grandes áreas de gasto energético: calefacción, aire acondicionado, agua caliente y electrodomésticos. Si bien en el último punto no se apreciarán grandes cambios si optamos por una casa Passivhaus, en los tres primeros sí, llegando incluso a notar una bajada del coste anual de más de tres veces menos”, comenta el gerente del COAATZ.

Según estudios realizados, una vivienda al uso de 150 m² tiene un gasto anual de alrededor de 2.500 euros, mientas que en una ‘casa pasiva’ serían unos 800 euros al año. No obstante, el experto hace hincapié en que si bien la relación de gasto es ‘solo’ de 3 a 1, si hablamos de consumo energético la diferencia es mucho mayor, llegando a ser ocho veces menos -esto es debido a que en electricidad gran parte de lo que se paga es la potencia y esto es un gasto fijo-.

¿Y el coste? Según De la Cruz, el sobrecoste de construir una vivienda Passivhaus frente a una que no lo es “puede estar en torno a un 5-6% del precio de construcción en viviendas en bloque y en unos 10.000-11.000 euros en unifamiliares”. No obstante, el experto cree que es un gasto que se amortiza con el ahorro a largo plazo.

En qué consiste el estándar Passivhaus

Para que se pueda cumplir el estándar Passivhaus, las casas deben construirse siguiendo cinco principios.

En primer y segundo lugar, uno de los puntos clave es el aislamiento: tanto, por un lado, de la vivienda en general, para la que se instalan espesores de aislamiento de unos 15-20 centímetros; como, por otro lado, para ventanas y puertas, que son de altas calidades y tienen un mayor aislamiento térmico -también acústico-.

El tercer principio tiene que ver con el cuidado de los puentes térmicos para evitar las fugas. Los puentes térmicos -el suelo o el techo, por ejemplo- pueden tener una incidencia de hasta el 25% de la pérdida de calor en el hogar por puntos débiles.

En cuarto lugar se prioriza la hermeticidad al aire. El estándar Passivhaus consigue que las viviendas sean prácticamente herméticas al paso del aire, lo que es “lo más complicado” de conseguir cuando estás construyendo una obra. Una casa al uso construida en la actualidad podría estar en 5-6 renovaciones por hora, mientras que en una ‘casa pasiva’ el límite es 0,7. Es decir: entra aproximadamente una décima parte de aire en un hogar con este estándar.

Por último, dado que tenemos una casa tan hermética, es necesario renovar el aire de otra manera. Se instala ventilación controlada con recuperación de calor, con ella se consigue “aire siempre limpio dentro de la vivienda, pero sin que entren corrientes que provocan disconfort y pérdida de calor, y además es un aire filtrado libre de polen, lo que ayuda a mejorar las alergias”, indica el gerente de COAATZ.

El aire limpio, subraya el experto, es muy importante para nuestra salud. Según informes realizados por el propio colegio, una pareja en una casa al uso duerme con una concentración de CO2 en su habitación en torno a 3.500-4.000 partes por millón, mientras que en una vivienda Passivhaus no se sobrepasan las 1.000 partes por millón. Esto, hablando en un lenguaje sencillo, significa que en el primer caso estás respirando gran cantidad de aire que ya has respirado previamente o que ha respirado la persona con la que estás.

Aragón, Navarra y el País Vasco han sido las comunidades pioneras en nuestro país en implantar el estándar Passivhaus, si bien ahora es un sistema que se está utilizando en toda España”, señala De la Cruz.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento