Logo del sitio

El tren de hidrógeno español que aspira a revolucionar el transporte: es eficiente y circula por vías sin electrificar

El proyecto va con retraso por la falta de suministros.
Se estima que en 2030 haya dos líneas activas.
Talgo
Se estima que en 2030 haya dos líneas activas por las que circule el 'Vittal One'.
Talgo Group

Japón fue el primer país que puso en marcha el tren de hidrógeno en 2006, mientras que en 2018, la corporación francesa Alstom probó en Alemania la innovación de un ferrocarril comercial de pasajeros que estaba propulsado por una pila de hidrógeno.

En España, las empresas Talgo y Repsol presentaron el modelo ‘Vittal One’, un tren de hidrógeno que está pensado para cercanías y medias distancias, además, funciona con la energía que se obtiene de pilas de combustible gracias a una reacción química. Pero, ¿cómo se emplea la tecnología en este medio de transporte?

Vittal One, el proyecto de Talgo y Repsol

Talgo cuenta con el apoyo de Repsol para liderar la producción de hidrógeno en España. La empresa ferroviaria española se encarga de diseñar y fabricar el tren, mientras que la compañía multinacional energética aporta las infraestructuras y los medios logísticos.

Repsol posee una planta de hidrógeno en Cartagena (España) para suministrar dicha materia prima, además, Talgo tiene una línea para desarrollar los trenes de hidrógeno.

Así funciona el tren de hidrógeno

El tren es capaz de transportar el hidrógeno renovable en taques para trasladarse a unas celdas de combustible que lo transforma en electricidad y agua, de esta manera, se acumula en baterías o pilas de litio que alimentan a la locomotora. 

Básicamente, este medio de transporte puede producir la electricidad necesaria sin contaminar en el medio ambiente, debido a que deja un rastro de vapor y agua por su recorrido.

Es importante mencionar que el hidrógeno es renovable, se produce sin emisiones de CO₂ a partir de electricidad eólica o solar, es una alternativa libre de emisiones y reduce la huella de carbono.

La misión principal es que pueda circular por el 40% de las vías que están sin electrificar en Europa, es decir, cerca de 80.000 kilómetros exentos de dióxido de carbono.

Objetivos

Los objetivos consisten en mejorar la movilidad en España y aprovechar las líneas férreas no electrificadas.

La Vanguardia indica que “los expertos estiman que cada kilómetro de vía a electrificar tendría un coste medio de medio millón de euros”, por consiguiente, con Vittal One no sería necesaria la mano de obra para que pudiese circular por España.

Por otro lado, el tren operará en rutas secundarias que cubren conexiones entre los pueblos españoles, donde se activará la carga de hidrógeno en los tramos no electrificados.

Planes de futuro

Talgo realizó un ensayo exitoso en octubre de 2021. Emilio García (director de innovación de Talgo) explicaba en Crónica Vasca que habían superado las pruebas “de la cadena de tracción completa, aún sin montar en el vehículo, y en condiciones similares a las de operación real”.

El Confidencial afirma que “el Centro Nacional de Hidrógeno ya ha probado los depósitos de hidrógeno, las pilas de combustible y las baterías, que este mismo verano serán testados en el propio tren”.

En un principio, Vittal One iba a realizar sus primeras pruebas preliminares en marzo de este año, sin embargo, no se han podido llevar a cabo por la falta de suministro de material y los problemas de transporte de los últimos meses.

El Gobierno señala que “la Hoja de Ruta plantea objetivos nacionales de fomento del hidrógeno renovable a 2030 y, con base en los mismos, diseña una visión a 2050, cuando España habrá de alcanzar la neutralidad climática y contar con un sistema eléctrico 100% renovable”. Para dentro de ocho años, el país quiere tener dos líneas de trenes comerciales con hidrógeno renovable.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento