Logo del sitio

Si Francia, Alemania o Italia ya lo hacen... ¿por qué España no implanta la vacunación sin franjas de edad?

Coronavirus.- Salud comienza en Lepe la vacunación en asentamientos y desplazará dispositivos especiales
Un vial de la vacuna de Janssen contra la COVID.
20M EP
Alemania, Italia o Francia ya cuentan con un sistema de vacunación sin franjas de edad, al contrario que en España
Wochit

"Vacunar, vacunar y vacunar". Se ha convertido en el mantra más repetido en los últimos meses en buena parte del planeta. Alcanzar el mayor porcentaje de población inmunizada contra el coronavirus en el menor tiempo posible se ha erigido en la principal meta de muchos países para frenar el avance de la pandemia. Para conseguirlo, algunos estados ya han suprimido las franjas de edad en la inoculación de los sueros contra la COVID-19 y otros lo harán en los próximos días, lo que abre el debate de si España debería hacer lo mismo.

Un ejemplo de este cambio en la estrategia de vacunación es Alemania, donde el Gobierno aprobó este miércoles la supresión del orden de prioridades para recibir el compuesto contra el coronavirus y, a partir del día 7, cualquier adulto podrá pedir cita para que se le administre el fármaco. El Ejecutivo de Angela Merkel sigue los pasos del de Emmanuel Macron de Mario Draghi, pues Francia ya eliminó las distinciones por edad el pasado lunes e Italia lo ha hecho este jueves. 

Los tres países han anunciado, además, que comenzarán a vacunar a los adolescentes de más de 12 años, para los que la Agencia Europea de Medicamentos autorizó el preparado de Pfizer el pasado viernes, 28 de mayo. Alemania e Italia empezarán el 7 de junio, mientras que Francia lo hará el 15.

No obstante, estas tres grandes potencias no son las únicas en Europa que han adoptado esta determinación, ya que antes ya lo hicieron países como Austria, Polonia o Lituania. Fuera del viejo continente, también se decantó por esta opción hace semanas Estados Unidos, aunque con la campaña de vacunación más avanzada. Reacias a este planteamiento permanecen otras naciones, que mantienen las cohortes de edad, como Reino Unido, Irlanda, Países Bajos o Bélgica.

¿Es una opción adecuada?

El motivo de este cambio de estrategia es una cuestión "logística", señala Ángela Domínguez, coordinadora del Grupo de Trabajo sobre Vacunación de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE): "Desde un punto de vista organizativo, les resulta más fácil hacerlo así que para grupos de edad específicos". A esta simplificación en la gestión de las dosis se une otro factor, apunta: la disminución en el riesgo de sufrir complicaciones de la COVID-19 por debajo de los 40 años.

"Cuando toque a los menores de 40, si hay vacunas disponibles suficientes, a mí me parecería correcto eliminar las franjas"

En este sentido, las probabilidades de una persona de 39 años de padecer complicaciones de la enfermedad no son mucho mayores que las de una de 20, confirma Domínguez. Por todo ello, la epidemióloga no ve con malos ojos que se aplique este nuevo planteamiento y que pueda llegar a España una vez protegida la población más vulnerable. "Cuando toque a los menores de 40, si hay vacunas disponibles suficientes, a mí me parecería correcta", opina.

"Es un criterio de estrategia de vacunación. Un tema de pragmatismo, de utilitarismo", coincide con ella sobre el trasfondo Juan Rodríguez, portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH). Además, añade que las posibles dificultades para proseguir con la vacunación en vacaciones puede haber propiciado también esta decisión, ya que permite disponer de una población más amplia a la que citar y no disminuir el ritmo de inoculación de dosis.

Sin embargo, Rodríguez discrepa con la epidemióloga acerca de la conveniencia de aplicar este modelo en territorio nacional. Si bien es verdad que las diferencias en los riesgos en los extremos del grupo entre 16 y 39 años no son tan grandes como con otras colectivos, las probabilidades de ingresar en el hospital, en la UCI o morir aumentan con la edad. Por eso, considera: "Mientras sea posible, es recomendable seguir vacunando por franjas de edad".

"Mientras sea posible, es recomendable seguir vacunando por franjas de edad"

¿Llegará esta estrategia a España?

Algunas comunidades ya han planteado la posibilidad de eliminar las franjas de edad una vez que llegue el turno de los menores de 40. Así lo sugirió este martes Cataluña, que espera poder acometer la inmunización de los ciudadanos de 16 a 39 años a lo largo del mes de julio, a la espera de concretar exactamente cuándo les tocaría a los adolescentes de 12 a 15, según explicó la responsable del programa de vacunación, Carmen Cabezas. 

En una línea similar se pronunció Aragón, donde Francisco Javier Falo, director general de Salud Pública, no descartó que aquellos con menos de 40 años constituyesen un único grupo.

Por su parte, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, reconoció este pasado miércoles que la Comisión de Salud Pública y el Consejo Interterritorial habían abordado el tema, pero no habían adoptado ninguna resolución al respecto. En este sentido, detallo que otras autonomías, como Canarias y Ceuta, habían solicitado permitir la vacunación de varios grupos a la vez, concretamente entre 30 y 49 años, para no frenar el ritmo de inoculación de dosis a causa de la menor población en algunos territorios.

"Tendrá que ser la Comisión de Salud Pública la que acuerde si seguir bajando tramos para no parar la vacunación"

No obstante, Darias recalcó que "tendrá que ser la Comisión de Salud Pública la que acuerde si seguir bajando tramos para no parar la vacunación". Asimismo, se refirió a la administración de dosis a los adolescentes y apuntó que "una buena fecha serán las semanas previas al comienzo del curso escolar".

¿Entraña algún riesgo esta estrategia?

En cuanto a los posibles peligros de eliminar las franjas, Domínguez sostiene que este nuevo planteamiento no debería entrañar grandes problemas, mientras que Rodríguez cree que el único existente es que pueda vacunarse antes alguien con menos riesgo que otra persona más susceptible de padecer complicaciones.

En lo que sí coinciden ambos expertos es en el gran desafío que tiene por delante la campaña de inmunización: conseguir que la población más joven acuda a vacunarse. En este sentido, la epidemióloga resalta que los españoles de menor edad pueden tener una "percepción del riesgo más baja" y estar "menos motivados" para acudir a recibir el fármaco contra la COVID-19.

No obstante, sobre la posibilidad de que una hipotética baja participación en este grupo pueda poner en riesgo la ansiada inmunidad de rebaño, el profesional de Medicina Preventiva y Salud Pública se muestra optimista: "Me extrañaría mucho que el nivel de aceptabilidad fuera tan bajo como para que supusiera una merma tan grande como para ponerla en riesgo. No me parece que pueda darse".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento