Merluza, sargo, pulpo... ¿Qué pescados están de temporada en julio?

El salmonete es un pescado rico en omega-3 y en vitaminas del grupo B
El salmonete es un pescado rico en omega-3 y en vitaminas del grupo B
jacqueline macou en Pixabay

Si compramos carne y, especialmente, pescado de temporada, estamos contribuyendo a la conservación de las especies y a la sostenibilidad de los ecosistemas marinos. Aunque en verano las carnes de temporada brillan por su ausencia, sí tenemos muchos pescados entre los que elegir.

Pescados y mariscos

Green Peace es una de las organizaciones ecologistas más importantes del mundo. Expertos en conservación, nos recomiendan que, si elegimos consumir pescados provenientes del mar y no de piscifactoría, optemos por las especies que nos recomiendan cada mes. En julio, estos son los que nos aconsejan buscar en el supermercado.

Besugo: En Japón es conocido como ‘el rey de los pescados’, y no es para menos, pues además de un pez sabroso y versátil, es muy saludable: contiene Omega 3 que cuida el corazón, hierro para evitar la anemia, beneficioso para el sistema nervioso y actividad muscular y adecuado para la salud de nuestros huesos gracias al fósforo.

Bonito del norte: Popular y ligero, el bonito del norte es un pescado azul con Omega-3 y proteínas de algo valor biológico. En cuanto las vitaminas que aporta, destaca por su contenido en vitamina A, un gran antioxidante que ayuda a cuidar la piel y las mucosas, y D, que mantiene sanos huesos y dientes y fuertes las defensas.

Caballa: Uno de los pescados azules más baratos es además uno de los más saludables. Debido a su pequeño tamaño, no contiene mercurio, pero sí ácidos grasos cardiosaludables, y varias vitaminas, como D, E y B y minerales como el magnesio, hierro, potasio y selenio, que contribuye a reforzar las defensas. Y todo en muy pocas calorías.

Cabracho: Famoso por su llamativo color rojo, este pez tiene varios nombres, como escorpena, kabrarroka, rascacio… además de unas espinas con las que hay que tener cuidado, pues pueden ser venenosas. Lo compensa con su delicioso y ligero sabor y sus múltiples propiedades: contiene vitamina B12 para el buen funcionamiento del sistema nervioso, fósforo para los huesos y potasio para ayudarnos a eliminar líquidos.

Mejillón: Las personas con anemia ferropénica son las que más se beneficiarán del mejillón, pues es uno de los alimentos más ricos en hierro que existen. Tampoco le faltan otros nutrientes beneficiosos, como las vitaminas C y B, y los minerales como fósforo, magnesio, selenio y zinc, que ayudan a cuidar dientes, piel y el sistema inmune.

Melva: Tenemos melva en lata todo el año, y es igual de sana y conserva todos sus nutrientes, pero es el momento para aprovechar y comerla fresca y disfrutar de su exquisito sabor natural. Además de unos nutrientes que lo convierten en un pescado de lo más recomendable, pues contiene omega-3, fósforo, hierro, yodo y magnesio.

Merluza: Es uno de los pescados blanco más populares debido a su versatilidad, su ligereza -prácticamente tiene grasa- y su sabor neutro y suave. Muy rico en proteínas de algo valor biológico, es ideal para niños y deportistas. Además, contiene vitaminas del grupo B -necesarias para el sistema nervioso-, fósforo, potasio, zinc y hierro.

Navaja: Su jugosa y suave carne esconde gran cantidad de nutrientes beneficiosos para nuestro organismo, desde el clásico omega 3, hasta hierro, calcio, fósforo o yodo. Tampoco debemos sentirnos culpables al comerlas como aperitivo, pues tiene poquísimas calorías. Su único ‘pero’ es que las personas con problemas renales, es mejor que las dejen para las ocasiones especiales.

Pez de San Pedro: El Sanmartiño o pez de San Pedro es un pescado Blanco y semigraso, muy rico en vitaminas grupo B, que ayudan a la formación de los glóbulos rojos y al sistema nervioso, y minerales como el fósforo -que ayuda a los huesos-, magnesio, potasio y yodo, indispensable para funcionamiento de la tiroides.

Pulpo: Sin colesterol ni purinas, el pulpo es apto para todo el mundo, incluso los que tienen el ácido úrico elevado. Tampoco le faltan nutrientes beneficiosos, como una gran cantidad de proteínas de alto valor biológico, hierro, calcio y potasio.

Rape blanco: Debido a su bajo contenido en grasa -menos de un gramo por cada 100- el rape es ideal para incluir en dietas de adelgazamiento. Por suerte, esto no impide que tenga multitud de nutrientes beneficiosos, como vitaminas del grupo B; potasio, el fósforo y selenio, que ayudan al funcionamiento del sistema nervioso y a mejorar la inmunidad.

Salmonete: Su pequeño tamaño esconde, además de un potente y característico sabor, gran cantidad del preciado omega-3, además de vitaminas del grupo B y minerales como hierro, selenio, fósforo, magnesio, yodo y potasio, aliados de nuestra salud inmunitaria, los huesos y el funcionamiento de la tiroides.

Sardina: Consumida fresca, la humilde sardina no debería faltar en ningún hogar, sobre todo si hay niños, pues es uno de los pescados más sanos y completos. Es pequeño -no tiene metales pesados-, no le falta omega 3, tiene fósforo para fortalecer los huesos y vitaminas B, E y D.

Sargo: También llamado Mojarra, Vidriada o Verada, entre otros nombres, el sargo es un alimento con un alto contenido en selenio -que estimula el sistema inmune-, vitamina B12 -muy beneficiosa para el sistema nervioso- fósforo para los dientes o vitamina B3, que ayuda a mantener sanas la piel y las mucosas digestivas.

Carne

Julio no es un mes muy de caza, por eso lo mejor durante este mes veraniego es comer la carne de la que disponemos todo el año en los supermercados gracias a las granjas. Las más populares son el pollo, el cerdo, la vaca, la ternera o etc. Eso sí, debemos acordarnos de comerlas con moderación, especialmente las rojas, pues en exceso, son perjudiciales para la salud. Si queremos contribuir a que se respeten los derechos de los animales, siempre podemos elegir opciones ecológicas o criadas al aire libre. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento